Era noviembre del año pasado y Tomás Barrios me señalaba post debut en el Futuro de Talca (triunfo ante Esteban Bruna por 6-3 y 6-1 estando 722° ATP) que estaba “muy recuperado desde el aspecto físico y con muchas ganas, espero seguir mejorando mi nivel”…además concluía que era importante disputar la mayor cantidad de partidos en el cierre de temporada debido a que en el año no jugó “nada”.

Posteriormente levantó el trofeo de campeón en Antofagasta y en el inicio de temporada está recuperando terreno (específicamente en Grecia). ”Estoy jugando cada vez mejor”, reconocía el chillanejo a su círculo íntimo en los últimos días.

Más allá de los inconvenientes en su servicio, Juan Pablo Ramírez, uno de los integrantes de su staff técnico, precisamente habló respecto a ese tema: “Hay unas pequeñas variantes de posicionamiento, Tomás me comentaba que estaba con buenos porcentajes y con mucha efectividad, lo cual lo tiene contento y con mucha confianza”.

“Tomás está trabajando con un equipo muy bien constituido y excelentes personas aparte de ser tremendos profesionales. Por otro lado, aún sigue ligado a sus formadores y viaja con ellos, lo cual es muy difícil de encontrar en el circuito. Desde hace tiempo somos insistentes con respecto al trabajo que hace en lo físico  (Clavero y Burgos)y tratamos de perfeccionar las jugadas en cancha  que tienen relación con su patrón de juego. Destaco que ha tenido cambios importantes en estos últimos meses y cada vez está más fino en los momentos decisivos”, agregó Ramírez.

Dentro de su staff, también se encuentra Guillermo Gómez quien complementa que “una de las partes fundamentales en la mejoría de Tomas es la potencia, todavía no es un saque lo suficientemente potente pero se está trabajando todo a partir de la parte física. Es importante recalcar que eso está solucionado y que en el fondo hay un tratamiento detrás importante y se está cuidando súper bien. Qué bueno que nos pregunten, a veces veo críticas, nadie pregunta y eso es fundamental, porque es bueno tener opinión fundamentada”.

A juicio de Juan Pablo Ramírez, “otro de los aspectos que ha mejorado bastante, es la rapidez con la que prepara el cuerpo con respecto a su segunda pelota, factor sumamente importante, ya que su esencia desde edad temprana ha sido tomar el control absoluto del punto”.

“Nosotros nos enfocamos en base a objetivos cuantificables y  creo que en el tenis todo tiene un proceso, el cual tiene que ser respetado, solo que estamos inmersos en un medio exitista en donde solo les importa el resultado y  todo lo demás no cuenta. Nosotros como equipo estamos enfocados en ir cumpliendo etapas y ser cada vez más efectivos en la calendarización y las mejoras técnicas y correcciones tácticas con respecto a distintas situaciones”, dijo Ramírez.

“Tomás es un jugador que está cada vez más entendiendo lo que falta para poder cumplir de manera clara sus objetivos, si él logra entender el mensaje que en la interna del equipo se maneja constantemente, creo que tiene posibilidades claras. Nosotros creemos en él, buscamos estar siempre apoyándolo, incluso en esos momentos donde nadie ve, en los que más que hablar de tenis se habla de vida y es por eso que pienso que tiene mucha suerte, ya que aún tiene amigos que son sus entrenadores”, piensa Ramírez.

La “maldita” discopatía…

Guillermo Gómez es enfático a la hora de manifestar que el servicio de Barrios es básicamente un tema “de entrenamiento, desgraciadamente no podemos meterle todas las cargas que quisiéramos, por ende no se puede entrenar lo suficiente debido a su lesión que tiene desde los 15 años y está debidamente controlada”.

En ello concuerda su formador, Gonzalo González, quien recuerda que esta lesión, “lo dejó inválido a los 15 años y cuando volvió no pudo hacer preparación física de alta competencia, estuvo durante un par de años entre algodones porque no se podían hacer un montón de cosas, porque esto lamentablemente podría volver y era una recomendación que nos dio el quiropráctico en cuanto a restricciones en las cargas físicas, trotar, incluso hacer abdominales y preparación física”.

El cuerpo técnico concuerda en el hecho de que a pesar que hoy no se puede hacer mucho en materia de preparación física, es importante concentrarse fundamentalmente en lo que se refiere a fortalecimiento. Se proyectan mejoras en 5 meses.

Para Guille Gómez, “la discopatía la tienen muchas personas, solamente que en el caso de los deportistas se puede acrecentar la incomodidad,algunos pueden vivir con ella. En el caso de Tomás es solucionable con entrenamiento y fortalecimiento de su musculatura que ha estado muy débil, pero ha ido mejorando con el tiempo, de hecho está jugando muchas semanas al año cosa que no podía hacer”.

Gonzalo González también vaticina que Barrios “va a tener que convivir con esto como muchos tenistas deben hacerlo con sus lesiones crónicas y pese a ello son exitosos, es una cosa absolutamente genética, congénita y no va a poder descuidar su trabajo en la espalda, el tema físico, kinésico, porque justamente podría volver este inconveniente, ya el año pasado tuvimos una alerta y estuvo lesionado 5 meses y todavía para mi Tomas está madurando y no se puede descuidar”.

“En ningún caso se va a quedar, dependerá de su profesionalismo a la hora de entrar a las grandes ligas. En algún momento Tomás deberá hacer click como lo hizo Jarry, porque el tenis lo tiene y está ahí. Hay que trabajar y minimizar el riesgo de una lesión. Hay que darle tiempo, la gente quiere todo de inmediato”, concluye González.

Hoy en el ranking ATP, Tomás Barrios, se acerca a los 400 mejores del mundo y buscará seguir su buena en Grecia esta semana, en el Futuro 5. Ya tiene rival para este miércoles: jugará en primera ronda ante el estadounidense Gage Brymer (sin ranking), jugador proveniente de la qualy.

Comentarios

comentarios