El día lunes pasado (14 de mayo), recibí un mensaje de José Ilabaca (Presidente del tenis en la Cuarta Región, la cual no ha logrado estar asociada a la Fetech), solicitando tribuna para publicar una carta, la cual encontré a priori “poco noticiosa” y sin sentido (lo confirma uno de los firmantes de la misma, Jorge Mira, Presidente de la Asociación de Tenis de la Región de Los Ríos):

Ver carta: DECLARACION-PUBLICA-FETECH

Sin embargo, a leer la misiva que tiene como remitente a los presidentes de algunas asociaciones, me encuentro con la sorpresa de quienes firman: primero el señor Ricardo Montenegro quien no debería ser presidente por infringir el Artículo 26 de estatutos de la Asociación Metropolitana de Tenis de Santiago, toda vez que el período máximo de un dirigente son 4 años y lleva 9 años; Dualidad de cargos, vulnerando el artículo 22 del Reglamento de Organizaciones Deportivas y el artículo 32 de los estatutos de la asociación que ya no le pertenece en cuanto a personalidad jurídica (VER DETALLE AQUÍ).

Incluso, el señor Montenegro reconoce sus “pecados” ante el Comité Nacional de Arbitraje Deportivo del Comité Olímpico de Chile…ESCUCHE EL AUDIO AQUÍ (EXCLUSIVO).

Por otro lado, José Ilabaca: siento decirle que usted no está asociado a la Fetech, por lo cual no puede firmar como presidente de la Cuarta Región. Lamentablemente fue víctima de una situación inédita: renuncia de todo el directorio de la Federación de Tenis de Chile el 27 de septiembre de 2017, por lo cual su solicitud (más allá de que sus antecedentes están en regla) no fue aceptada hasta el día de hoy. Ni hablar del “Acta de la discordia” (VER INFORMACIÓN AQUÍ), en la cual se afirma una aceptación fantasmal.

Aquí hay otro tema que me preocupa: se dice que el contenido es lo importante y siento señalar que es un tema “añejo” que debió discutirse hace mucho. ¿Ahora, después de tanto tiempo venimos a preocuparnos del interventor? En reiteradas oportunidades este medio y quien suscribe señaló que Cristián Ramírez Tagle no reúne el perfil de alguien que deba “ordenar la casa del tenis” desde el punto de vista financiero y ustedes que eran la contraparte, nunca enfrentaron esta situación, todo lo contrario, caminaron por veredas distintas. No es tiempo de analizar ni debatir, es hora de actuar.

El hecho de conseguir “publicidad de resultados”, dado el poder de ustedes como grupo (no el total) de presidentes de asociaciones (me refiero a los habilitados que serían 4 de 10) era más simple acudiendo a todas las instancias existentes, específicamente el IND, solicitar reuniones, ir a transparencia y quizás otras diligencias que los llevara al fondo de una deuda que crece día a día.

Si uno hace un poquito de historia, se designó al administrador externo Cristián Ramírez el 28 de diciembre de 2016, bajo dos resoluciones: una en la que es nombrada la empresa Cristián Ramírez e EIRL como administradores externos y, una segunda de la misma fecha, para administrar los fondos del IND y eso es importante porque fija las atribuciones del interventor en este caso que puede hacer y qué no.

Ustedes saben que Ramírez debe presentar informes bimensaules que la ley le obliga a hacerlo. ¿”Dialogar” es el tema o ir directamente al IND? ¿Qué esperan?

Por otro lado ustedes piden investigar “hasta las últimas consecuencias la gestión desarrollada por las Administraciones, previas al proceso de intervención”, perseguir y ver responsabilidades…”el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”. Soñemos que aparece toda la documentación e información del periodo de José Hinzpeter y que Ulises Cerda rinde sus proyectos, lo de Iquique (los 250 millones gastados en 20 días), el turbio contrato con el Serviu para perder Cerro Colorado, la autodenuncia ante el Servicio de Impuestos Internos que llevó a la famosa deuda con Tesorería, o la designación del interventor en complicidad con el Comité Olímpico e IND. Demasiadas cosas para pensar en resoluciones en el corto plazo.

Quisiera creer que esta no es una suerte de “arremetida” hacia Ulises Cerda por la creación de la Federación Deportiva Nacional, en complicidad con Juan Carlos Cabezas, la cual llevó a que todas las asociaciones empezaran de nuevo a generar sus personalidades jurídicas y otras no hicieron los trámites para mantenerlas vigentes, situación que llevó a un desorden general.

El resto de la carta es sólo buenas intenciones y palabras bonitas. Siento y tengo la convicción de que es necesario actuar. Analizar, debatir, es demagógico a nivel escrito y actuar e invitar a apoyar es acción pura señores Juan Bugueño; José Ilabaca; Ricardo Montenegro; Juan Romero; Mario Mariangel y Jorge Mira, este último, incluso da “en el clavo” en sus redes sociales: “la prensa no nos dio bola”. Por algo será.

Mi pregunta es la siguiente: ¿Es este el real motivo por el cual no asistieron a la asamblea del 12 de mayo?

Me gustaría de una vez por todas que estos personajes, que dirigen los destinos del tenis en nuestro país, sean opinantes ante la opinión pública y den la cara, no sólo en su grupo de WhatsApp donde pelean, cahuinean, se sacan la mierda, salen y entran y lo que es peor: no resuelven nada, absolutamente nada. Por algo la propuesta de la nueva Federación Deportiva Nacional de Tenis los quiere borrar del mapa con sus nuevos estatutos. ¿Corresponde? ¿Lo encuentran justo? El interventor claramente tampoco comulga con ustedes.

Hace tiempo lo he venido diciendo: La mayoría de las asociaciones no tienen representatividad, creo que no deben extinguirse, deben reformularse, la ley exige un principio fundamental, que es el hecho que esten todos constituidos, canalizar quién está realmente haciendo deporte. Es más, para mantener vigencia debes enviar memorias, balances y evitar la perpetuidad de los cargos.

No dudo de la buena intención del señor Ilabaca, todo lo contrario, para cerrar sólo debo decirle que se está asociando con los equivocados. Juan Bugueño señaló no estar de acuerdo con las malas prácticas de los dirigentes, Juan Romero estuvo junto a uno de los personajes más turbios del tenis (Gustavo Collins, lo tuvo en su región después de “arrancar” de la Quinta – VER SU HISTORIA AQUÍ) y ni hablar el señor Montenegro que buscó echar a dos clubes que promueven el tenis social para vender una casa (sin ser ya presidente de esa asociación) y ayudar al “eterno candidato” a buscar la presidencia de la Fetech o en una de esas llevarse aunque sea un pedacito de la misma.

¿Qué pasa con el resto de las asociaciones? ¿Van a permitir que se vaya todo al carajo o prefieren “callar”? ¿Hasta cuándo señores?

 

Comentarios

comentarios