La número uno de Chile en Dobles, Alexa Guarachi, cumplió otro sueño en su carrera: debutar en un Grand Slam, junto a su partner, la neozelandesa Erin Routliffe, con quien comparte desde su época en la Universidad de Alabama.

Alexa y su partner, se la jugaron con comprar pasajes a Londres, sin siquiera saber si tenían asegurada su participación en la Qualy de Wimbledon.

“5 minutos antes de que se acabara el tiempo de inscripción, alguien nos había pasado y dejado fuera. No íbamos a participar” – comentaba Guarachi a WJHG, medio local de Florida.

“Estábamos sentadas, decepcionadas, algo así como ‘llegamos hasta acá y pensábamos que íbamos a entrar, y no lo logramos’. ¡Pero ellos se equivocaron! Nos llamaron media hora más tarde, por los alto parlantes pidiéndonos que fuéramos a la oficina de los árbitros. Ellos decían: ‘Nos equivocamos, finalmente ustedes fueron las últimas en ingresar'” – rememoraba la chilena.

“Casi nos quedamos sin nada. Estuvimos a punto de ni siquiera jugar, así que estábamos emocionadas sólo por jugar”.

Guarachi, que jugó en Wimbledon como junior hace 10 años, representando a Estados Unidos, hace 3 años la idea de estar en la Catedral del Tenis esta semana, era muy remota.

Cabe señalar que tras superar las clasificaciones, la chilena Guarachi tenía un duro desafío en el debut, enfrentando a la tercera mejor dupla del torneo, frente a quienes hicieron un gran desempeño: Perdieron frente a las checas Barbora Krejcikova (10 WTA) y Katerina Siniakova (6 WTA) por 6-2 2-6 6-2.

“He pasado por muchas cosas en el último tiempo. Tuve una cirugía de ligamento cruzado anterior a fines de 2015 y estuve todo el 2016 fuera. Pasé muchos días llorando porque pensé que no podría estar aquí nuevamente. No estaba al nivel necesario. Ha sido un increíble viaje, sólo estoy emocionada de volver a competir a este nivel”, finalizó.

Comentarios

comentarios