En 2017 la Vuelta a Chile regresó al calendario nacional después de cinco años en lo que era el regreso de uno de  los eventos mas importantes y tradicionales del deporte chileno. Sin embargo, una temporada después está nuevamente en peligro de no realizarse.

A dos meses de la fecha límite, las opciones de concretarla son cada vez más difíciles, como lo expresó el director de la Federación Ciclista de Chile, Francisco Quezada.

“Queremos hacerla, pero necesitamos certezas por parte de la productora de Marcelo Riffo”, señaló. “No tenemos ningún contrato, porque la directiva anterior se llevó todo. Y pese a que hemos citado en varias ocasiones al señor Riffo, no hemos tenido contactos con él”, agregó.

Por ahora no hay rutas diseñadas, ni una invitación para equipos extranjeros. Incluso, la fecha del ranking nacional clasificatorio pactada para este fin de semana corre el riesgo de suspenderse.

“Que se realice la Vuelta es complejo. Queremos hacerla, sabemos la importancia que tiene, pero para un evento de esta envergadura, necesitamos certezas que no tenemos”, sostuvo Quezada.

La respuesta de Riffo

El productor  de Sport Management, Marcelo Riffo, respondió a las informaciones de la Federación Ciclista de Chile: “La actitud de la federación lo único que consigue es dañar el prestigio de la Vuelta. Yo me reuní con el presidente de la federación, Germaín Pérez, para presentarle el contrato que firmamos por tres años, cuando nadie quería hacerse cargo de la Vuelta. Además, no tengo la obligación de reunirme con ellos, porque el contrato está en marcha y estamos tratando de cumplirlo”, dijo el productor.

Resultado de imagen para vuelta a chile

Sobre si el evento puede desarrollarse con la relaciones quebradas con la Federación Ciclista de Chile, Riffo afirmó que la “la Vuelta se hace, pero no quieren sumarse, hay que hacerla esté o no la Federación, con o sin la UCI. Si ese es el escenario, bregaremos con lo que tenemos, aunque esperamos que ellos se sumen”.

Entre los ciclistas las esperanzas son escasas. “En la época en que la Vuelta era potente, los equipos eran fuertes, pagaban buenos sueldos y te entregaban los mejores materiales. Ahora no hay nada. El ciclismo está casi muerto”, manifestó el pedalero Antonio Cabrera.