Muchas veces se ha discutido el concepto de “deportista integral”, basado en la premisa de lo que trasuntan los competidores más allá de lo que ocurre a la hora de saltar a escena. La formación es muy importante, además de un equipo multidisciplinario de apoyo e infraestructura de primer nivel y eso es lo que entrega el Colegio Alcázar de Las Condes.

Natalia Sáez, precursora del club de gimnasia.

A cargo de este interesante proyecto se encuentra hace ya una década la destacada entrenadora y formadora Natalia Sáez, quien es una de las artífices de que la gimnasia rítmica como disciplina fuera el elemento distintivo de este establecimiento. “Acá tenemos todos los niveles que pueden existir en esta disciplina. Participamos en todo tipo de torneos a nivel nacional”, señaló en entrevista a Faro Deportivo.

“Hemos estado en campeonatos de clubes, escolares, nacionales y de elite, afortunadamente tenemos la oportunidad de abarcar todo desde las escuelas de formación hasta lo que significa la proyección y ámbitos competitivos”, agregó Sáez.

¿Ustedes inculcan el nivel competencia desde una muy corta edad a las chicas?
“Así es, hacemos que las chicas participen de todas las instancias, esto se debe a que el colegio tiene un muy buen nivel de infraestructura, las áreas son de primer nivel y contamos con espacios variados para hacer deporte. La gimnasia se cubre de muy buena manera y en todo sentido: gestión, dinero e instancias para generar recursos. Estos factores nos han llevado a contar con una escuela de primer nivel”.

¿Cómo y por qué decidiste llegar al Alcázar de Las Condes?
“Llegué hace 10 años y siempre fomenté la gimnasia a nivel selección, soy entrenadora y me gusta trabajar a ese nivel. Tenemos profesoras que son entrenadoras de escuela y selección. El tema fue progresivo: partimos  a nivel escolar, no tenía instancias de trabajar con un buen gimnasio, hasta que conseguimos entrenar 6 días a la semana y como logramos mayor cantidad de horas de entrenamiento, también pudimos perfeccionar muy bien a las chicas y ganamos casi todas las competencias. Sin embargo, ahora aspiramos a más”.

¿Con qué te encontraste al llegar y qué han logrado en el presente?
“Cuando llegue al Alcázar ya existía la gimnasia rítmica, pero la verdad es que la entrenadora de ese entonces no aspiraba a un desarrollo más allá de la competencia escolar. Yo tenía trazados otros objetivos, más allá de ser solo un taller. En definitiva tomé el cargo bajo ciertas condiciones: quería algo más competitivo y afortunadamente logré aumentar las horas de entrenamiento y hacer selecciones por edad y capacidades físicas”.

Reingeniería…
“Ordené lo que había y en el corto plazo trajo resultados. Partimos en una asociación donde habían 10 colegios, pero después nos fuimos a los campeonatos formativos de la Federación de Gimnasia”.

Edades y requerimientos ¿Quién queda y quién no? ¿Cuál es el filtro?
“La escuela de gimnasia rítmica es nuestro semillero, tenemos niñitas desde los 4 a los 8 años y ahí entran todas, no hay filtro. Posteriormente vemos las condiciones físicas y buscamos la hiperlaxitud y elongación que tengan, después vamos pasando a la selección. Una vez ahí, vemos las capacidades coordinativas y luego cómo van recepcionando lo que entregamos, que aguanten un entrenamiento desde chiquititas”.

¿Cuál es esa cúspide y cómo se conforma el nivel competición?
“Va por categorías: preinfantiles; peque; infantiles; junior y senior. Trabajamos hoy con 18 gimnastas, pero no tenemos todos los equipos completos. Debemos considerar que la gimnasia rítmica es un deporte individual. Generalmente buscamos equipo con un mínimo de 5 niñitas”.

¿Cómo trabajan tema psicológico, considerando problemas de la edad de tipo personal, temas relacionados con el peso y traumas por mantener la figura de una gimnasta?
“Es tema fundamental, de los años que llevo en la gimnasia como elite (hace 3 años) siento que la cabeza es fundamental,  incluso por sobre las condiciones físicas y coordinativas, además del talento innato de cada una. Aquí hay chicas con condiciones y las que ganan son las que tienen la cabeza para enfocarse. Es primordial ese ítem”.

Existen prejuicios respecto al deporte y la “realidad – país” lo cual da una visión desesperanzadora de alumnas y padres ¿Cómo te manejas a nivel de rol motivador?
“El tema está inserto en la sociedad, si me dediqué a esto o creo que puedo hacerlo, debo cargar esa mochila, veo libre albedrio: uno tiene opción de escoger y tener una mirada más positiva o negativa. Creo que hay que sacar ese paradigma, porque si me voy a dedicar lo debo hacer 100% en el alto rendimiento. El que quiere, puede, nosotros haremos el esfuerzo máximo para entregar apoyo”.

¿Para las chicas con condiciones hay becas?
“Absolutamente, aquí el talento va por sobre todas las cosas. Hay niñas que vienen de Buin, San Bernardo, se pegan el pique y ante todo tienen las ganas. Las puertas están abiertas para el que quiera aprender gimnasia”.

La gimnasia rítmica mezcla diversos elementos que trabajan ustedes. Aspiracionalmente ¿hacia dónde apuntan con una estudiante para llegar a la alta competencia?
“Los objetivos son mantenernos en el nivel elite y tener gimnastas que representen a Chile en sudamericanos y panamericanos. La preparación es fuerte para llegar a ese objetivo”.

¿La federación apoya?
“Nosotros somos club constituido por lo tanto tenemos que tener rol y afiliarnos a una de las federaciones de gimnasia (hay dos en disputa), pero ninguna tiene financiamiento, porque quedó una deuda muy grande de la administración anterior”.

¿En qué competencias participan?
“Vamos a todas las que hace la federación y además liga de clubes a nivel formativo, para buscar proyección de nuestras chicas a un nivel A, que es la antesala del nivel elite, además en categoría conjunto junior buscamos representar a Chile en competencias internacionales”.

Nombres de chicas destacadas…
“Nuestra capitana que se va ahora (María José Maturana) que es un gran valor, con ella partimos los campeonatos más de federación, nos hicimos profesionales y a partir de lo que empieza a lograr, motivó al resto. En resumen, fue como la precursora, nuestra cara visible y dio pie a la gimnasia a nivel profesional en este colegio. Es responsable, metódica y tiene personalidad, todo un referente, lamentablemente ahora sale de cuarto medio”.

¿Aspiraciones y proyectos?
“El Alcázar ha entregado mucho a la gimnasia y tenemos pleno compromiso con el colegio. Vamos a competir con todo, nos da todas las alternativas y estamos muy bien acá”.

Comentarios

comentarios