Otro de los más grandes basquetbolistas de la historia anunció su retiro de la actividad, se trata del alemán Dirk Nowitzki, quien lo hizo luego de haber disputado su último partido en el American Airlines Arena, sede de los Dallas Mavericks.

Y se despidió a lo grande, pues anotó ni más ni menos que 30 puntos en la victoria 120-109 de sus Mavs sobre Phoenix. Sí, sus Mavs, porque ha representado a la franquicia durante 21 temporadas, de manera ininterrumpida desde aquella 1998/99. Su huella quedará marcada a fuego, no solo en Dallas, sino también en todo el planeta NBA. Fue un jugador revolucionario, que cambió para siempre la mentalidad estadounidense sobre los extranjeros.

Este alemán juega como los dioses y lo ha demostrado en el más alto nivel de competencia, noche tras noche, durante 20 años. El idilio con los Mavs comenzó en el Draft 1998, cuando lo seleccionaron en el noveno lugar. Su punto más alto con la franqucia, en tanto, sin dudas ocurrió en el 2011, momento en el que repartió magia para ganar su único anillo de campeón y además se adueñó del galardón al MVP de las Finales. A su vez, se llevó el MVP de la temporada 2006/07, en la que promedió 24.6 puntos (50.2 por ciento de efectividad de campo), 8.9 rebotes y 3.4 asistencias, generando una supremacía enorme dentro de la liga.

A lo largo de su carrera ha cosechado innumerable cantidad de premios individuales: 12 veces fue elegido dentro del quinteto ideal de la NBA, participó del All Star Game en 14 oportunidades diferentes y se convirtió en el jugador más alto en anotar más de 1500 triples dentro de la Liga. No obstante, hay una estadística que es superlativa y que lo posiciona junto con las más grandes leyendas de la NBA: con 31.510 puntos acumulados, es el sexto máximo anotador de la historia.

La franquicia a la que Dirk Nowitzki enfrentó en una mayor cantidad de ocasiones son los San Antonio Spurs: a lo largo de su carrera disputó 77 ediciones del clásico texano, 33 de las cuales se llevaron a cabo en playoffs y el destino quiso que este miércoles, el último partido de la era Dirk Nowitzki sea justamente ante los Spurs de Gregg Popovich, quien en el último partido entre ambos sintetizó la esencia del revolucionario alemán:

“Todo lo que puedo decir es que Dirk es que siempre fue un ejemplo espectacular de competidor dentro la cancha y un gran ser humano al mismo tiempo. Siempre ha competido con ferocidad. Le encanta ganar y odia perder, pero tiene clase en el sentido de que sabe cómo manejar ambas situaciones de la forma correcta. Es por eso que se ganó el respeto de sus compañeros de equipo, oponentes y fanáticos por todos esos 21 años”.

Señalar que hasta el último segundo ha decidido hacer historia, engrandecer su leyenda. El 14 veces All-Star no quiso que la del martes fuera una velada más. Con su anotación de ayer se convirtió en el jugador más viejo en anotar 30 puntos o más en un encuentro. Lo hizo con 40 años y 294 días y superó así a Michael Jordan, que lo consiguió en los Wizards con 40 años y 29 días.

Y fiel a su historia, a su retrato como jugador, Nowitzki dejó su sello hasta el final. Su última canasta en Dallas, en su pabellón, fue un movimiento y un tiro característico, santo y seña de alguien que se nos va. Empieza la nostalgia.

Comentarios

comentarios