En apenas una hora y siete minutos de partido, la gala Alize Cornet, 42 de la WTA, logró doblegar a la canadiense Eugenie Bouchard,  47ª del mundo y séptima cabeza de serie del torneo.

Cornet se adaptó mucho mejor que Bouchard a la influencia del viento que azotó la pista del Domain Tennis Centre de la capital de Tasmania. De hecho, la canadiense tuvo muchísimos problemas con su servicio precisamente por eso, aunque puso de su parte con una gran cantidad de errores no forzados: 34.

«He gestionado el viento mucho mejor que ella, desde luego», dijo la ganadora. «Creo que Bouchard estaba algo frustrada e intentaba ganar los puntos con demasiada rapidez. Yo, en cambio, tuve paciencia y fui agresiva cuando había que serlo. Funcionó».

La canadiense se echó en lágrimas tras perder la final por 6-1, 6-2 y presenció con rabia la dura paliza que le asestó su rival y no pudo reprimir las lágrimas. Al final del encuentro, Genie declaró: «Ha sido un partido muy difícil para mí, no he estado al nivel óptimo de juego».

Bouchard confesó que además del juego de su oponente y el viento se había visto afectada por circunstancia familiares. «Ha sido un día duro. Tenía cuestiones personales en la cabeza que me impidieron concentrarme adecuadamente. En cuanto el partido se puso cuesta abajo, me descentré».

Para Cornet se trata de su sexto título WTA, tras los conseguidos en Katowice 2014, Estrasburgo 2013, Bad Gastein 2012 y Budapest 2008. Con esta actuación, volverá al lote de las 35 primeras del mundo.

La ganadora en Hobart jugará en la primera ronda del Abierto de Australia, que empieza el lunes, contra la serbia Bojana Jovanovski. Si vence deberá enfrentarse en el siguiente partido a la rumana Simona Halep, Nº2 del mundo y segunda favorita.

WTA International de Hobart (Australia) – Sintético – US$ 250.000

Final

[7]Alizé Cornet (FRA) a Eugenie Bouchard (CAN), 6/1, 6/2

Enlace permanente de imagen incrustada