Terminó la fase de grupos del Mundial de Rusia 2018, y Sudamérica finalmente mete a 4 de sus 5 selecciones en los octavos de final, siendo Colombia en esta jornada final la ganadora de su grupo.

Grupo H: Colombia es una fiesta y gana su grupo.

Colombia consiguió el pase a octavos de final como ganadora del grupo H gracias a una victoria por la cuenta mínima ante Senegal. No fueron James ni Falcao. El héroe de Colombia, esta vez, fue Yerry Mina. El defensor del Barcelona fue el encargado de darle al equipo de José Pekerman el triunfo 1-0 ante los africanos y la clasificación a los octavos de final. Lo hizo con un cabezazo en un partido que se le hizo muy cuesta arriba cuando debía ir a buscar la victoria y en el que logró adaptarse cuando Japón ya perdía y le daba el pase de ronda aún con el empate.

El partido que se jugó en Samara no fue más que un reflejo de un Grupo H sumamente parejo. Se sabía de entrada que no había un gran candidato. Y quedó demostrado hasta el final. De hecho, Colombia llegó al encuentro con Senegal fuera de la zona de clasificación y el segundo puesto finalmente se definió, por primera vez en la historia de los mundiales, por el Fairplay, debido a un empate en puntos, diferencia de gol y goles a favor entre los africanos y Japón. Los beneficiados fueron, en definitiva, los asiáticos.

Esa paridad la vivió Colombia en el campo de juego. Salió a jugar con la firme intención de ganar, para no depender de nadie más, pero no tuvo el juego esperado. Porque su conductor, James Rodríguez, se fue rápido del juego. Primero desapareció en la cancha, desconectado de los delanteros y de los otros dos creativos que tiene el equipo como Juan Fernando Quintero y Guillermo Cuadrado. Sin un óptimo estado físico, terminó reemplazado a la media hora. En su lugar Pekerman decidió poner al delantero Luis Muriel.

Les costó también a los cafeteros después de ese cambio. Senegal impuso el rigor físico y complicó de la mano de Sadio Mané, su figura. Y todo podría haber sido mucho peor de no aparecer el VAR, cuando el árbitro serbio Milorad Mazic cobró un penal de Davinson Sánchez al delantero del Liverpool. Luego debió retractarse cuando él mismo vio en la pantalla que el defensor había llegado a trabar la pelota con el taco. A primera vista era un penalazo. En cámara lenta, no. Y eso prevaleció.

Cuando Polonia hizo el gol en Volgogrado, Colombia pudo relajarse un poco. Así logró arrinconar a Senegal hasta lastimarlo con una pelota parada. Fue Mina, el mismo que ya había convertido contra los polacos, el autor de un gol que valió una clasificación.Después ya solo le quedó aguantar a un Senegal desesperado por un pase a octavos que se le esfumaba.

La victoria fue un premio para Colombia, que no tuvo su mejor partido pero que trabajó de menor a mayor y que nunca bajó los brazos. Ahora tendrá que enfrentar a un rival de peso. Espera por el que quede segundo del Grupo G, después del partido que jugarán Bélgica e Inglaterra. El dato positivo es que al haber sido primero en su zona, el equipo de Pekerman cayó del lado de la llave que tiene menos candidatos. Si pasa a cuartos, el rival sería Suiza o Suecia, lo que da una licencia para soñar. ¿Podrá? Tiene potencial, le falta demostrarlo.

Además, con la derrota de Japón por la cuenta mínima, el combinado nipón y el africano terminaron igualados a todo. En puntos, a goles a favor y goles en contra, así es que fue el criterio del “fairplay” el que decidió. Como el equipo africano vio seis amarillas y Japón cuatro, fue el equipo nipón el que pasó.

La eliminación de Senegal dejó a África sin representación en el Mundial de Rusia 2018, después de que con anterioridad hubiesen quedado matemáticamente eliminadas las otras cuatro selecciones de ese continente: Túnez, Egipto, Marruecos y Nigeria. Lamentablemente, un gran paso atrás para África.

Grupo H: Japón perdió pero logró un pase histórico por Fair Play.

Japón estará en octavos de final del Mundial gracias al Juego Limpio. Sólo por haber recibido menos tarjetas amarillas que Senegal en los tres partidos, porque la peligrosa táctica de su entrenador, que cambió a más de medio equipo para este partido, estuvo a punto de costarle caro.

Perdió Japón contra Polonia, por un remate de cabeza de JanBednarek, y los Samurais azules aguardaron unos angustiosos minutos el resultado de Samara, donde Colombia le iba ganando a Senegal también por 1-0. Al confirmarse, respiró Akira Nishino.

Porque, pese a la necesidad de lograr un punto para asegurar los octavos de final, el técnico nipón dejó en la banca a Inui y Harebe, por el riesgo de que una amarilla les impidiera jugar en la siguiente ronda, y refrescó su equipo con otros cuatro cambios.

El técnico polaco Adam Nawalka, cuyo único objetivo era no irse con cero punto de Rusia, también dio entrada a medio equipo nuevo, incluido el meta Lukasz Fabianski y el defensa Kamil Glik, que pudo así debutar en el Mundial, tras sufrir una lesión en el hombro a principios de mes que parecía dejarlo fuera del torneo.

El intenso calor (36 grados) y los numerosos cambios influyeron en una primera parte con muchas imprecisiones, en la que Polonia estuvo más cerca estuvo del gol, con un remate de cabeza de Kamil Grosicki que despejó con muchos apuros Eiji Kawashima, enviando el balón contra el poste, sin que llegase a entrar por completo, como demostró la Tecnología de la Línea de Gol.

Con algo más de intensidad al comienzo del segundo tiempo, Japón trató de asegurar su plaza en la segunda ronda, sin embargo, fue la selección polaca la que se adelantó por una desconcentración defensiva nipona. Una falta desde fuera del área lanzada por Rafal Kurzawa que empalmó dentro del área, sin oposición, el defensa Jan Bednarek en el minuto 59.

De pronto, Japón, que llegaba a la tercera jornada convencido de estar prácticamente clasificado se encontró casi eliminado. Y a la desesperada, Nishino dio entrada primero a Inui y luego a Hasebe, pero no cambió mucho el panorama.

Japón ofreció a Polonia los espacios para correr en el contraataque y, con ello, demostrar que éste no es el torneo de Lewandowski. Solo, desde el centro del área, el delantero del Bayern envió a las nubes un buen balón puesto desde el sector lateral por Grosicki, en la mejor ocasión del segundo tiempo.

Lo curioso del final del partido tuvo que ver con la actitud de Japón y Polonia. Es que los asiáticos, pese a estar en desventaja, evitaron atacar y lógicamente el equipo europeo, con la victoria en su poder, no se esforzó en ampliar el triunfo. Japón parecía firmar un “pacto de no agresión” con su rival de turno. Algo más: desde que ocurrió el gol de Colombia ante Senegal en el otro estadio, se hicieron tres cambios para demorar el juego.

Grupo G: Con una genialidad de Januzaj Bélgica gana su grupo.

La selección de fútbol de Bélgica se llevó la victoria ante la selección de Inglaterra producto del solitario tanto de AdnanJanuzaj en los primeros minutos del segundo tiempo. El futbolista de la Real Sociedad marcó un gran tanto que ubica su equipo en el primer lugar de su grupo y que en octavos de final deberá enfrentar a Japón (el peor rankeado de los clasificados a octavos), mientras que los ingleses deberán enfrentar a Colombia.

En la primera mitad, pese a que los suplentes de uno y otro equipo debían tener la motivación de dar una buena imagen para ganarse la confianza de sus respectivos entrenadores de cara a la siguiente fase, respetaban demasiado al rival por ambos lados.

El conjunto de Roberto Martínez demostró más intención de llevarse los tres puntos en los primeros minutos del partido merced a un inicio desacertado del meta inglés Jordan Pickford. El guardameta del Everton no respondió bien a un tiro lejano de Chadli que estuvo cerca de entrar en la portería.

Más allá de ese buen inicio de los ‘Red Devils’, lo más rescatable de un primer tiempo decepcionante fueron las dos amarillas que vieron los futbolistas belgas Tielemans y Dendoncker. Esas dos cartulinas hacían que Bélgica tuviera “amarrado” ese segundo puesto que le evitaba medirse en un futuro con equipos como Brasil, Argentina, Francia, Portugal o Uruguay.

En el segundo tiempo, todo cambió cuando el jugador de la Real Sociedad, Adnan Januzaj, marcó para los belgas. Recibió el balón algo incómodo, gambeteó para adentro y para afuera y terminó rematando con un efecto imparable para Pickford.

Este tanto cambiaba los planes de ambos equipos, pues merced a él ahora era Bélgica la que terminaba en primera posición y que por tanto se mediría a Japón en octavos, aunque su camino hacia la final pasaba a ser mucho más complicado. Inglaterra, en cambio, veía como el camino se le allanaba a pesar de que su primer cruce sería más exigente (Colombia). Para Inglaterra “perder era ganar”.

El equipo inglés, con orgullo propio, trató de igualar la contienda por medio de Marcus Rashford. El atacante del United gozó de la mejor oportunidad de su equipo tras errar un mano a mano ante Courtois.

En el tramo final, aunque Inglaterra buscó la portería contraria intentando conseguir el empate, ninguno de los atacantes del equipo de Southgate fue capaz de poner en serios problemas a Courtois e Inglaterra acabó cayendo derrotada y por tanto quedando segunda del grupo. Bélgica se lleva un triunfo histórico, pues por primera vez derrota a Inglaterra en la historia de los mundiales.

Grupo G: Panamá cayó y se despide como la peor selección del Mundial.

El Mordovia Arena, en Saransk, vivió una historia diferente. Una paralela al Mundial. En escena, una de las dos debutantes mundialistas Panamá, y Túnez. Dos selecciones más bien débiles con su historia particular.

Muy lejos de la pelea por los primeros puestos, de la trascendencia de los puntos, Panamá y Túnez cumplieron el trámite con un interés exclusivo. El cuadro centroamericano de forma especial. En una aventura en la que todo es nuevo, el triunfo es un hito en su biografía. Túnez, por su parte, buscaba el reencuentro con el éxito después de cuatro mundiales quedando en el camino en fase de grupos.

Fue el equipo de Nabil Maaloul el que más decidido saltó al campo de juego. Túnez no ha parado de tener contratiempos en este mundial. Sus dos primeros porteros, Ben Mustapha y Mouez Hassen, cayeron lesionados y enfrentó el final del torneo con el tercero, Aymen Mathlouthi. El defensa Syam Ben Yousseffue inscrito como arquero de reserva.

Panamá se empezó a soltar alrededor de la mitad del primer tiempo, y a los 33 minutos encontró el gol que llevó una euforia desatada en las graderías donde dominaban los panameños. La delegación centroamericana lleva casi un mes instalada en Saransk. Algo queda.

El gol llegó en una acción de ataque que terminó con un pase de Román Torres, en la media luna, a José Luis Rodríguez, unos metros más atrás. Disparó el “Puma”. El balón fue desviado por Yassine Meriahlo que confundió a Aymen Mathlouthi y se fue al fondo del arco norafricano. Túnez pudo empatar antes del descanso. Primero con un cabezazo de Fakhreddine Ben Youssef que Jaime Penedo acompañó con la mirada. Y después con dos ocasiones de Wahbi Khazri, el más peligroso de Túnez. La segunda la salvó Román Torres bajo el arco propio.

Con un cambio defensivo inició Panamá el segundo tiempo. Hernán Darío Gómez dejó al atacante Gabriel Torres en el camaríne hizo entrar a un central, Harold Cuming. No tuvo efecto. A los cinco minutos Túnez encontró el empate en una acción elaborada de Ben Youssefque batió a Penedo.

Khazri fue una pesadilla. Panamá no supo cómo frenarlo. El delantero del Rennes francés fue, de hecho, el que culminó la remontada al aprovechar una acción de ataque que dejó en evidencia a la zaga rival, tras una incursión de Oussama Haddadi, que le dio el pase.

Buscó el empate con tesón Panamá, pero desordenado y sin fuerzas en el tramo final, empeñado en evitar que su puesta en marcha en un Mundial culminara sin puntos. No lo lograron y terminaron últimos en la tabla general.

Comentarios

comentarios