Argentina protagonizó hoy la nota más alta de la Copa Mundial de Basquetbol de China 2019, con un triunfo de 97-87 ante la favorita Serbia para clasificar a las semifinales. Sin jugadores de la NBA, los sudamericanos apelaron a su tradicional garra y defensa para frenar la altura y el pedigrí de los europeos, en el Dongguan Arena.

Los 18 puntos, 12 asistencias y seis rebotes de Facundo Campazzo, los 20 tantos de Luis Scola, los 15 cartones de Patricio Garino y las 13 unidades y ocho balones debajo de los aros de Gabriel Deck sentenciaron a los balcánicos. Bogdan Bogdanovic, con 21 anotaciones y cuatro pelotas atrapadas cerca de las canastas, encabezó la ofensiva de los derrotados, secundado por Nemanja Bjelica (18 puntos y siete rebotes) y Nikola Jokic (16 rayas y 10).

La propuesta albiceleste de apelar a una formación inicial de mayor altura fracasó rápidamente por la incontenible lluvia de faltas personales en la lucha bajo el aro. Primero se tuvo que ir a la banca Delía y en su lugar entró Tayavek Gallizzi, quien sumó tres casi de inmediato. Así, ya en el primer cuarto, Deck debió marcar al gigante Nikola Jokic, de 2,09 metros de estatura.

En ventaja durante casi todo el desarrollo, Argentina supo mantener a raya a su contendiente con una defensa muy intensa, jugadas ofensivas de lujo en el ataque y solidez en el triple para ganar el primer parcial (25-23), el segundo (29-26) y el cuarto y definitivo por 29-20, y solo ceder en el tercero (14-18). Por el boleto a la final Argentina, campeón olímpico de Atenas 2004, enfrentará al vencedor del encuentro de mañana entre Estados Unidos y Francia.