Simplemente increíble lo sucedido en el ITF 15.000 de Doha que se está disputando esta semana y donde el ucraniano Artet Bahmet no logró conseguir un solo punto en su encuentro de la fase preliminar.

Bahmet, sin registros en su federación, perdió por 0-6 y 0-6 contra Krittin Koaykul sin haber ganado ni un punto ni dar la sensación de haber empuñado una raqueta alguna vez. Pasará a la historia del tenis como uno de los peores representantes que ha tenido.

Tal actuación despierta serias dudas sobre su profesionalismo tras perder en sólo 22 minutos de partido contra el tailandés, perdiendo todos los games 40-0 y punto o 0-40 y punto.

Bahmet es un tenista del que no hay datos más allá de su nombre y su edad -22 años- en la página web de la ITF, el organismo que organiza el torneo de la capital catarí, un escalón por debajo de los torneos de categoría ATP.

Bahmet compite bajo bandera ucraniana, pero en la web de la Federación Ucraniana de Tenis no aparece en ninguno de los distintos rankings ni hay referencia alguna de su actividad profesional. El jugador apenas pudo cruzar la pelota varias veces, una situación que cuestiona las razones de su presencia en el cuadro.