El piloto nacional Maximilian Scheib, sigue  en una ascendente carrera que lo ha llevado a llegar a la segunda categoría mas importante del motociclismo de velocidad, el Mundial de Superbikes. El nacional buscará seguir creciendo, y con apenas 22 años, su techo es inimaginable.

Maxi Scheib, siempre fue un prodigio en el motociclismo nacional, pero quizás su primer gran hito, fue en Argentina, cuando con 19 años ganó primero la pole position y luego  el primer lugar del podio en la categoría 600 Super Sport,  telonera en aquella ocasión del MotoGP 2015 disputado el mismo día en el circuito de Termas de Río Hondo.

Su nombre se dio a conocer y ya poco a poco los ojos europeos se posaban sobre el nacional de Curacaví. El chileno siguió y su destinó fue al viejo continente, donde debió batallar en el SuperStock Europeo. Allí se convirtió en el némesis del gran piloto español Carmelo Morales, y a pesar de darle ardua batalla, se quedó con un subcampeonato.

Rápidamente los ojos de las marcas mas importantes se empezaban a posar sobre Scheib, de BMW, pasaba a Aprilia, para sumarse a la temporada 2017 del Superstock 1000, acompañante del Mundial de Superbikes.

Allí en su primer temporada terminaba séptimo con la marca italiana, sin embargo sus buenos resultados lo hacían ser un piloto de los reconocidos en el medio. El chileno ya era uno de los favoritos para 2018. Incluso importantes medios especializados en motociclismo de velocidad, lo ponían como uno de los “8” pilotos que podían sorprender.

Scheib  no decepcionó, y completó una temporada en donde peleó el título hasta la última carrera. Finalmente logró un tercer lugar, con una victoria y cuatro podios que llamaron la atención finalmente del Mundial de SuperBikes.

El salto a las de verdad

Estoy súper motivado, porque finalmente se cumple un sueño que es debutar en la elite del motociclismo. Soy el primer chileno en el Mundial de Superbike, creo que eso es bastante destacable y que se fijen en un piloto como yo también quiere decir algo” sentenciaba a La Tercera luego de confirmarse su llegada al equipo MV Agusta.

“Miraba a las Superbikes y decía ‘estas motos son de verdad’, es más competitivo, con pilotos importantes que han estado en MotoGP” decía Sheib.

Hoy la realidad dice que el piloto de MV Augusta logró los primeros puntos nacionales en el WSBK, cuando obtuvo el 13º puesto en el San Juan Villicum, luego de competir en dos fechas.

El techo de Maxi no tiene límites tras hacer sus primeras armas en el WSBK. Con grandes actuaciones en cada una de las categorías donde estuvo, el nacional sigue en busca ahora de la consolidación, y luego por que no cumplir su máximo  sueño, llegar al Moto GP.

Comentarios

comentarios