Terminó el circuito femenino de tenis con la jornada final del Masters femenino en Shenzen, China, tanto en singles como en dobles.

En su primera participación en una WTA Finals, Ashleigh Barty demostró que no necesita de más intentos para convertirse en maestra. La australiana se puso la corona de campeona derrotando a la actual defensora del título, Elina Svitolina por 6-4 y 6-3 en una hora y veintisiete minutos de juego. .

El triunfo representa la sexta campeona diferente en los seis últimos años, además de dejar atrás una racha de 43 años sin ver a una australiana conquistando el último evento de la temporada. Un dulce final de temporada para la que más y mejor ha jugado este 2019. Cuarto título de la temporada para la mejor tenista del año, la número uno del mundo, la mujer que todos querrán batir en 2020. Una maestra debutante con muchas horas de clase encima.

Era el último partido de la temporada individual y ambas jugadoras ya habían dejado claras sus intenciones. Iban a darlo todo, entregarte completamente a una final que repartía el título de maestra por primera vez en Shenzen. Suena logico, pero no siempre ocurre, así que fue un verdadero placer ver cómo las dos guerreras cumplieron su palabra desde la primera bola que se puso en juego. La concentración era máxima, la solidez desde el fondo emocionaba, tanta era la igualdad que la gente se olvidó de pronósticos y quinielas para enfocarse únicamente en disfrutar del espectáculo.

Ya sobre el final, Svitolina empezaba a tambalearse, aunque nunca llegó a tirar la toalla. Era su trono y lo iba a defender hasta el último suspiro. El problema llegó cuando el 5-3 la dejó sin aire y tuvo que aceptar la realidad. Una derrota que no empequeñece su gran temporada 2019.

Por su parte, Timea Babos y Kristina Mladenovic se convirtieron en el primer equipo en defender con éxito un título de dobles de las Finales de la WTA en 11 años después de que derrotaron a las cabezas de serie No.2 Hsieh Su-Wei y Barbora Strycova 6-1, 6-3 en una impecable actuación de una hora y cinco minutos para levantar el Trofeo Martina Navratilova de Dobles.

El dúo franco húngaro, que se ha quedado invicto esta semana y, por lo tanto, cobrará el mayor cheque de dinero en premios en el tenis de dobles profesional con 1 millón de dólares, vengó su derrota en la semifinal de Wimbledon contra Hsieh y Strycova para convertirse en las primeras campeonas consecutivas en las WTA Finals desde Cara Black y Liezel Huber en 2007-08.

Babos, que también se llevó el trofeo en 2017 junto a Andrea Sestini Hlavackova, también se convierte en la primera jugadora en ganar un hat-trick de títulos de dobles de la final de la WTA desde Lindsay Davenport en 1996-98 junto a Mary Joe Fernández, Jana Novotna y Natasha Zvereva.