Bárbara Hernández quiere conseguirlo todo deportivamente, pero el apoyo económico es su principal obstáculo. No son las congeladas aguas de 3 a 5 grados en las que nada, ni haber sido la primera mujer chilena en cruzar el Canal de Mancha y menos aún las maratones de más de 46 kilómetros que empezarán en junio de este año. Es que para cumplir todos sus sueños necesita costear los pasajes, su estadía y las inscripciones a los torneos. La Sirena de Hielo, quien se colgó la medalla de oro en Eslovenia, no pudo celebrar con su equipo porque tuvo que viajar sola.

Desde los 8 años entrena para ser la mejor del mundo. Fanática de la Universidad de Chile, Bárbara eligió ese lugar para dar sus primeros braceos en la piscina. Es la primera generación de su familia que va a la universidad y tiene como profesión la psicología.

“La salud mental tiene un déficit gigante en Chile, y así también, la psicología deportiva. La cantidad de abandono deportivo en etapa adolescente es grandísimo. Tenemos muchos deportivas que se pierden en el camino”, comenta Bárbara.

Aún más, la chilena comenta que el futuro de los deportistas nacionales es muy incierto. “No hay un futuro seguro. Estamos muy atrasados en políticas deportivas, por ejemplo, en cómo van a ser nuestras jubilaciones o cómo vamos postular a un crédito para tener una casa”, dice.

Image

¿Por qué no hay más “Bárbaras Hernández” o “Kristel Kobrich” en Chile?

Yo también me lo pregunto. A veces nos falta, como chilenos, más flexibilidad para dar las oportunidades a la gente que a pulso se ha ido haciendo su nombre, como por ejemplo, ‘la Kris’. Es nuestra nadadora olímpica y clasificó a sus quintos Juegos Olímpicos, creo que está muy capacitada para hablar de natación.  Pero dentro de las razones que la natación no tenga más deportistas destacados, es que siempre ha habido trabas, a veces los entrenadores son muy recelosos de sus metodologías y sus formas, y no están dispuestos a ver más allá o ir actualizándose a nivel mundial. Creo que deberíamos partir por diversificar y masificar la natación en Chile, que sea, por ejemplo, parte de la malla curricular de los colegios. Me encanta ser “la primera chilena en…”, pero definitivamente no quiero ser la única.

Bárbara priorizó este año la natación, y dejó su trabajo para enfocarse en cumplir sus objetivos deportivos. Sin embargo, tiene que buscar un sustento económico para vivir, por lo que hace charlas motivacionales, para así costear parte de su cronograma de competencias.

Sus últimos resultados avalan su decisión. Consiguió 6 medallas en Winter Swimming World Championship en Eslovenia. Una medalla de Oro en los 1000 metros libres, tres de plata y 2 de bronce en aguas que bordean los 5 grados celsius.  Este fin de semana, competirá en Suecia, en el Open Scandinavian Championship Winter 2020, donde buscará nuevamente colgarse la medalla de oro.

Después será el turno de volver a Chile para viajar a La Patagonia donde prepara el cruce del Canal de Beagle, pese a que está esperando los permisos de la Armada de Chile y Argentina. Finalmente, y para cerrar, viajará a Rusia a la última etapa del circuito mundial.

LAS DIFICULTADES ECONÓMICAS

“No tengo un sueldo por nadar, lo que hago con los aportes es cubrir los costos para entrenar. No le pago un sueldo a mi entrenador y todos los profesionales (nutricionista, fisioterapeuta, kinesiólogo y psicóloga) me ayudan sin honorarios”, explica Bárbara desde Suecia a días de enfrentar una nueva etapa del circuito mundial.

SE conoció que Andrónico Luksic, un privado, te apoyó económicamente, pero ¿Cómo te ha ayudado el Ministerio de Deportes?

Estoy muy agradecida del Ministerio del Deporte, porque me han dado la oportunidad de poder ir demostrándole cuán importante son estas competencias y cómo aspiran a ser parte de los Juegos Olímpicos de Invierno en algún momento. Por primera vez, tengo una piscina para entrenar.  Estamos pidiendo una pista para preparar los desafíos de marzo. Además, entreno en el CAR. El apoyo económico también llegó, porque empezamos con 5 millones de pesos para el primer año, y éste esa cifra se duplicó para gastos de viajes e inscripciones a torneos.

Los 7 océanos 

Bárbara Hernández quiere ser la primera en nadar los 7 cruces más peligrosos del mundo. La gran desafío, conocido como “Oceans Seven”, incluye cruzar el Estrecho de Gilbratar, El Canal del Norte, El Canal Inglés, El Canal Catalina, El estrecho de Cook, El Canal Tsugaru y el Canal de Molaka’i. La nadadora chilena, ya ha cumplido con tres de ellos; Gilbratar, Catalina y Del Norte.

“Si pensara que no es posible, no lo haría. Este año estoy inscrita para dos cruces, es como una postulación de trabajo. Los cupos están tomados incluso con 4 años de anticipación. Mientras más imposible parece para los demás, a mi más me motivan”.

Además, de este desafío en junio hará la vuelta de Manhattan, en agosto el Canal del Norte y en octubre Molaka’i, todas competencias de más de 46 kilómetros y conocidas en el mundo de la natación como la “Triple Corona”.

Image