Dos semanas restan para que las ciudades de Santiago e Iquique alberguen los Juegos Sudamericano Juveniles y un de las disciplinas que llegan con rodaje y buenos resultados es la del nado sincronizado, quienes cuentan con una generación para seguirle la huella.

«Hemos tenido una preparación extensa. Desde agosto hasta la actualidad que ya está conformada la selección» inicia la jocosa entrevista Beatriz Osorio.

Sudamericano«Es una continuidad de procesos que debe cumplir cada competidor. Lo importante es que durante estos ocho meses me he sentido muy bien» soltó.

Esta preparación ha sido desde el 7 de enero, según nos hizo saber la venezolana Amanda Méndez, una de las entrenadoras del combinado nacional. Y desde entonces entrenan seis veces a la semana.

«Ahorita se modificó el horario por el Colegio. Entrenamos de las 14 horas y hasta las 21 horas. Y en ocasiones desde las 18 horas hasta las 21 horas. En épocas de vacaciones de 10 am hasta las 18 horas» aclaró.

Inversión dirigencial

El talento debe ir de la mano de líderes que sepan desde su tribuna y sapiencia, transmitirle sus conocimientos a sus dirigidos o dirigidas para lograr el objetivo se suele decir.

«Es primera vez que tenemos un grupo importante de profesionales en un proceso. En esta oportunidad tenemos tres entrenadoras y cada una aporta y corrige un detalle distinto» agradeció. «Y como en el nado se busca la perfección, cada detalle cuenta» prosiguió la santiaguina de 17 años de edad.

Sudamericano

Y no solo se encargan de impartir sus conocimientos para lo interno del equipo; sino que hacen el seguimiento del rendimiento de las otras selecciones. Luego nos transmiten la información» narra la atleta perteneciente desde hace ocho años al Stadio Italiano.

El listón es alto y no es un secreto. Se cuenta con el material necesario para aprovechar la localía del Centro Deportivo Acuático de Iquique, para una competición que dará inicio en esta disciplina del 2 al 6 de abril.

«En el Sudamericano anterior dejamos el listón muy en alto. Esta vez contamos con mayor rodaje adquirido al estar con la Adulta, donde conseguimos medallas en el Sudamericano Adulto» reconoció. «Tenemos muchas expectativas» agregó la curtida jovencita.

Lo de curtida no es por exagerar o alabar, es la pura realidad. A su corta edad ya tiene experiencia fuera de las fronteras australes.

«Desde el 2015 estoy con la Selección. En ese año participé en los Sudamericanos del 2015, luego los del 2017 y los de este año» contó. «Y entre medio estuve en el equipo que logró la medalla de plata en los Bolivarianos de Santa Marta y los Odesur de Cochabamba» recuerda.

Junto a la experiencia de Beatriz, está la de la capitana Fernanda Massoni, quien posee rodaje al igual en la Adulta. «Fue la capitana en el Sudamericano anterior. Emana un liderazgo importante en el grupo. Y eso nos lo trasmite, nos hace bien» dice.

Al consultarle por las atletas o carreras de atletas del nado sincronizado a seguir, sin titubeos desprendió su admiración por «Kelley Kobler, que fue parte de los duetos los Sudamericanos del 2015, aparte de ser compañeras en la Adulta el año pasado» sonríe.

» Además es muy cercana. En los momentos difíciles, siempre estuvo allí» reconoció Osorio. En el plano internacional se decanta por la española «Ona Carbonell, quien viene de ser la subcampeona del mundo. Es una seca» señaló.

Fuera de las piletas

Como lo dice el subtítulo y cómo solemos consultarle a cada uno de nuestros entrevistados, era indispensable conocer lo que le atrae a la adolescente hacer en su escaso tiempo libre.

«Aparte del nado, me fascina ir al teatro. Y te admito que soy una apasionada al baile. El ballet. Estas cosas me encantan» se sinceró.

Con respecto a su trajinar en esta disciplina al salir de la secundaria, donde cursa cuarto medio no titubeó al momento de narrar que «quiere dedicarse un año entero al nado. Para llegar en óptimas condiciones para los Panamericanos del 2023, donde Chile será anfitrión» esbozó.

Sin embargo, después de ello y en el mediano plazo está consciente de que es «indispensable ir a la universidad. Lástimosamente en Chile no se puede vivir del nado. Eso sí ya en ella, sé que es complejo. Pero quiero estudiar y seguir compitiendo » culminó.

Mientras tanto, el Centro Deportivo del Estadio Nacional, en la piscina de clavados, seguirá de epicentro de entrenamiento de ambos combinados, Junior y Juvenil, de cara hasta que les toque partir a Iquique el 31 de marzo. Es decir dentro de dos semanas.