A falta de 6 puntos por disputar, Boca llegaba a este encuentro pendiente por la fecha 25, con la misma cantidad de unidades de ventajas, sobre una de las revelaciones de este certamen, Godoy Cruz, de la ciudad de Mendoza.

Las cuentas matemáticas, para que el ex cuadro de Palermo y Riquelme, consiguiera su estrella 33 en Liga, eran múltiples, y todas favorable para los xeneizes. Simplemente, debían sumar un punto de los 6 que les restaban por jugar, o que el cuadro de la ciudad limítrofe con Santiago, no sume de a tres en la última jornada.

Boca lo aseguró en la Plata, igualando 2 a 2 con Gimnasia, con anotaciones de Pablo Pérez a los 12 minutos, y “wanchope” Ábila, a los 52. Para los locales, convirtieron Nicolás Colazo, (ex Boca, no lo gritó) y por el uruguayo, Brahian Alemán.

El ambiente en el Bosque, (el estadio de Gimnasia) era tenso, aun cuando no había público visitante, pero el cuadro local se jugaba mucho, ya que se encuentra en la parte baja de la tabla general, y necesitaba sumar, para incrementar el promedio, en el inicio de la próxima temporada.

El nerviosismo a la gente de Boca, no los abandonaba, a pesar de que fueron siempre arriba en el marcador, (Gimnasia les empató las dos veces) porque un gol local, de seguro, harían volver los fantasmas, cuando en una situación similar, Estudiantes, les arrebató el campeonato al Boca del “bigotón” Lavolpe, en el torneo del 2008.

Resultado de imagen para Boca campeon
El Xeneize sumó su 27º título local profesional, y el 33º contando los títulos amateurs

Con el pitazo final, llegó el desahogo, de los jugadores, que festejaron entre ellos, (no había público visitante) y al mismo tiempo, destrababan la polémica, porque la dirigencia boquense, le pidió a la Superliga, que la ceremonia de premiación, se realizara en la Bombonera, previo viaje de La Plata a Buenos Aires.

Ante la negativa de la entidad que rige al fútbol argentino, la entrega de la copa, y las medallas de campeón, se realizó en el mismo terreno de juego, sin ningún hincha del reciente campeón.

Eso sí, el “mundo Boca”, no se quedó sin festejo, puesto que la dirigencia xeneize, organizó la celebración en la Bombonera, con toda su gente.

Fue así, que a las 23:30 hrs., fue apareciendo uno a uno, cada integrante del plantel boquense, encabezados por Pablo Pérez y Fernando Gago, los capitanes de la campaña, quienes sostenían la copa, obtenida hace un par de horas, para el deleite de toda una multitud, que los acompañó en su estadio.

La fiesta fue total en la Bombonera, con todos los jugadores y sus familias en el terreno de juego, viviéndose el momento de mayor emoción, cuando los mencionados, dieron lentamente la vuelta olímpica, bajo una lluvia de fuegos artificiales, que bajaban desde las tribunas del mítico estadio.

El fin de un objetivo con final feliz, en una competencia larguísima que comenzó a mediados del año pasado.

Resultado de imagen para Boca campeon Guillermo
Guillermo, (el mas ganador en Boca) y su ayudante Gustavo Barros Schelotto. Los mellizos guiaron a los Azul y Oro al Bicampeonato

Para Guillermo Barros-Schelotto, el logro individual, de convertirse en el personaje más exitoso de Boca Juniors. Sebastián Battaglia, como jugador, era quien ostentaba más títulos a nivel individual, con 16 conquistas. El mellizo, también tenía 16 estrellas como jugador, pero con los dos títulos obtenidos como entrenador de Boca, llegó a 18, con lo que se transforma en el personaje con más títulos del Club Atlético Boca Juniors.

Con esta consagración, el cuadro de la Boca, obtiene su estrella número 33 de liga, y la 67 a nivel general, (es por ello, que cada jugador de boca, apareció en los festejos, con una camiseta con el número 67) y lo que es más importante, asegura su participación en la edición 2019, de Copa Libertadores de América, algo que su archirrival, todavía no consiguió, quedándole la coronación en la Copa Argentina, o la consagración, en la presente edición de la Copa, donde permanecen con vida.

Comentarios

comentarios