La final soñada, la que todo el Mundo querrá ver entre Boca Juniors y River Plate, tendrá el sazón adicional de jugarse en dos sábados, luego de un extenso período de 15 días entre un partido y otro

Además la cita que topará a las dos oncenas más populares de la Argentina, será la tercera en la historia de la Copa que tendrá a dos equipos de la misma nación, y la primera entre equipos trasandinos. Las dos anteriores fueron con escuadras brasileras como contendientes

Por ende tendrá tintes sin precedentes. Si nos vamos a los números y presente, los dirigidos por Marcelo Gallardo deberían de sacar ventaja en la llave de 180 minutos a Boca.

Pero al ser un Clásico, no solo argentino sino mundial, será recordado de por vida debido al éxtasis que experimentarán los ganadores y el duelo del perdedor.

Un tema que ya desde la Casa Rosada, sede de Mauricio Macri, hincha acérrimo de Boca y ex presidente del club, tiene a las autoridades gestionando a días del primer acto en la Bombonera el plan de seguridad y logística más pulcro para no dejar cabos sueltos.

Por la sexta o cuarta.

Aparte del honor y peso histórico que significa ganar la Copa Libertadores a su acèrrimo rival, para Boca el levantar la Copa luego de once años les permitirá igualar a Independiente como los máximos ganadores con siete coronas.

No es desconocido la mística que arrastra Boca Juniors, una institución que además posee cuatro Recopas  dos sudamericanas, una Intercontinental, entre otras copas y junto a Peñarol son los equipos con más finales jugadas. Es la décimo primera ocasión que irán a una final, de las cuales ganaron en seis y cayeron en cuatro.

En cambio River, quien va a su segunda final en cuatro años, querrá su cuarta Copa en su sexta final y de esta manera igualar a Estudiantes de la Plata, con cuatro títulos.

Sinceramente se vienen días muy agitados, donde Argentina, Sudamérica y el mundo entero por dos sábados de los cuatro del mes de noviembre, vivirán una final de envergadura.

Este mediodía las excesivas vueltas que se dieron en torno a las fechas de las históricas finales entre River y Boca para definir la Copa Libertadores llegaron a su fin tras la conferencia que brindaron Claudio Tapia, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici.

Los dos partidos se jugarán en día sábado y desde las 17: la ida el 10 de noviembre en la Bombonera y la vuelta el 24 en el Monumental. Ambos encuentros, como ya habían manifestado los presidentes, se jugarán sin visitantes y el primero de ellos con el chileno Roberto Tobar como árbitro principal, secundado en cancha y en el VAR por compatriotas.

Resultado de imagen para roberto tobar

Comentarios

comentarios