Unificándo el rendimiento histórico de ambas naciones se pone en manifiesto la supremacia sobre el resto de las naciones de la Conmebol.

Ya conocidos sus respectivos cruces, tanto de la Libertadores y Sudamericana, que darán inicio a mediados de julio, se volvió a repetir la tendencia de conjuntos brasileños y argentino por doquier. Por algo se han llevado entre ambos siete de las últimas ocho.

En Libertadores, de dieciséis equipos que restan, seis son brasileños y argentinos, dos paraguayos, y uno colombiano y el chileno Colo Colo.

Y en la Sudamericana de las treinta y dos instituciones vigentes, seis son brasileños y uruguayos, cinco argentinos, cuatro colombianos, tres paraguayos y ecuatorianos, dos bolivianos, uno para Venezuela, Perú y Chile.

Mientras que incluyendo a los cuarenta y ocho oncenas presentes en las dos Copas Conmebol, tanto en los octavos de Libertadores de la Segunda Fase de la Sudamericana doce son brasileños, once argentinos, seis uruguayos, cinco paraguayos y colombianos, tres ecuatorianos, dos chilenos y bolivianos, en tanto Perú y Venezuela cierran con uno.

Comentarios

comentarios