Brasil llegaba como el gran favorito para muchos, incluidas las casas de apuestas, pero Bélgica puso fin al sueño del hexacampeonato y acá les damos algunos motivos de este nuevo fracaso.

1-AUSENCIAS CLAVE: Hablar de laterales es hablar de Dani Alves, de Marcelo.Y la lesión del crack del PSG, el futbolista más ganador de la historia del fútbol (38 titulos) no pasó desapercibida. Con decir que Tite incluso apostó por Danilo, que duró apenas un partido (el del debut vs. Suiza y sufrió una lesión muscular) y luego lo tuvo que reemplazar por Fagner, quien llegó al Mundial con sólo 170 minutos jugados con su seleccionado. Marcelo jugó un gran partido, aunque sólo por un juego (y Filipe Luis fue su reemplazante ante México). ¿Algo más? Tomando en cuenta el choque de este viernes ante los belgas, la baja de Casemiro fue terrible para Brasil porque perdió a un jugador clave en una zona caliente, donde Hazard se hizo dueño y superó a Fernandinho.

Resultado de imagen para marcelo brasil

2-RENDIMIENTOS EN BAJA: Willian llegó al Mundial con un gran rendimiento: se había transformado en un extremo por derecha imparable, con llegada y gol, pero apenas tuvo 45 minutos de lucidez en todo el certamen: el segundo tiempo ante México. Después, una sombra. Lo mismo que Gabriel Jesús, este delantero por el que Guardiola suplicó para el Manchester City y que venía siendo el goleador de la era Tite. ¿Y qué pasó? Jugó los cinco partidos y no pudo anotar en ninguno: mucho trabajo sucio y lejos del área, el hábitat de un 9.

3-UN CRACK EN REGULAR ESTADO FÍSICO: El caso Neymar ofrece puntos y contrapuntos. Resulta ineludible recordar que arrancó el año con el pie izquierdo y tras esa fractura en el quinto metatarsiano de su otro pie estuvo 98 días afuera de las canchas. Incluso, hasta se llegó a temer de su ausencia en el Mundial. Sin embargo, llegó pero con lo justo: nunca logró jugar en su plenitud física y recién en el partido de octavos de final frente a México mostró toda su calidad. Antes de eso, se habló más de las faltas que recibió (y de las que simuló) que de su aporte para un equipo que se recostó más en el fútbol de Coutinho que en su propio 10. Sí se le destaca su temperamento para buscarla siempre, para involucrarse, y esos dos goles que lo catapultaron como el máximo artillero del ciclo Tite (11 goles) y el tercer máximo goleador de la historia de Brasil con apenas 26 años y un par de mundiales por delante.

4-LLEGADAS VS. EFECTIVIDAD: La intención y propuesta de Brasil no se discute, aunque sí se pueden cuestionar sus formas. A los de Tite no les faltó capacidad para generarse espacios, o bien ser pacientes hasta encontrar esos espacios para romper líneas defensivas. Sin embargo, le costó mucho transformar las situaciones en goles. Hasta el juego contra Bélgica, la Canarinha era el seleccionado que más veces probó al arco (103 disparos) y el que más veces le acertó al arco (38), aunque sólo marcó ocho en cinco juegos. No por nada Gabriel Jesus, el hombre gol que hasta el “Fenómeno” Ronaldo respeta, se fue sin marcar ninguno.

5-DEMASIADO DULCE: Luego de una eliminatoria tremenda, en la que sacó el 76% de los puntos y se lució, Brasil siempre jugó con la mentalidad de un equipo ganador. ¿Qué tiene de malo eso? Que llegó al Mundial sin experiencia en otro aspecto que también puede ser decisivo: no está acostumbrado a sobreponerse a los golpes. Por supuesto que eso también indica su fortaleza defensiva, tal vez uno de los pilares de la era Tite, aunque en Mundiales no todo es color de rosa. De hecho, hasta el choque con Bélgica, sólo una vez había terminado el primer tiempo en desventaja: fue en el 0-1 con Argentina, en un amistoso, y que precisamente era la única derrota con el actual entrenador. ¡Hasta que se les cruzó Bélgica claro!… Dos golpes, dos caídas. Y adiós Rusia…

Por: Julio A. Aparicio

Comentarios

comentarios