Sigue el camino a Rusia con amistosos entretenidos y lo primero que tendríamos que señalar, es que no fue para nada una tarea sencilla, concentrarnos en el atractivo duelo preparatorio pensando en Rusia 2018, entre Francia (para ellos es la referencia de duelo preparatorio) e Italia, disputado en la ciudad de Niza.

La razón de nuestra doble atención, en horas de la tarde de este viernes recién pasado, es que a esa misma hora, Joaquín Niemann, seguía haciendo historia en el PGA Tour, nuevamente quedando en los lugares de avanzada, en el segundo día de competencias, del Memorial Tournament, en Ohio, Estados Unidos.

Pero bueno, lo nuestro es otra cosa, y nos pagan para informar de fútbol internacional, sobre todo a tan pocos días de la fiesta mundial del fútbol, que se celebra cada 4 años, (suponemos que actuaciones como el comienzo del Memorial Tournament, Niemann se cansará de lograr) y que ofrecía un partido que perfectamente pudiera darse en una semifinal de una Copa del Mundo.

Deschamps, alineó el once que se supone enfrentará a Australia, en el debut de Rusia 2018, a diferencia de lo que presentó en Saint Denis, frente a Irlanda del Norte, demostrando que posee uno de los más ricos y mejores planteles del mundo.

A la colonia italiana residente en nuestro país, y nos incluimos, o donde quiera que este artículo sea leído, habrá que explicar que el enfoque en este caso, va dirigido fundamentalmente a las selecciones que participarán en el próximo Mundial de Fútbol.

El encuentro, para ser objetivos, respondió a lo que suelen ser los Francia-Italia, dos escuelas diametralmente opuestas en su concepción, tal vez por eso, resultan duelos atractivos, como el de este viernes, sobre todo en su primera etapa, y en sus primeros minutos, cuando el zaguero de Barcelona, Umtiti, inauguraba el marcador a los 5 minutos, luego de aprovechar un rebote dado por Sirigu, arquero de la nazionale, en la boca del arco.

El duelo se transformó en una zona de tránsito en la mitad de la cancha, con transiciones veloces, comandadas por un tridente ofensivo galo, que mete susto a la hora de enfrentarlos, como Mbapé, Griezmann, y Dembele. Del ataque azzurro, Balotelli, era el estandarte para depositar las chances de gol, del combinado dirigido ahora por Roberto Mancini, que tiene otros objetivos, como la renovación del plantel, pensando en la próxima Eurocopa, pero fundamentalmente, en Qatar 2022.

En ese contexto, Antoine Griezmann, anotaba el segundo para su país, mediante lanzamiento penal, a los 29 del primer tiempo.

Sin embargo, a los 36, Italia encuentra el descuento, cuando Bonucci, en posición de 9, encuentra el rebote de Lloris, luego de un tiro libre ejecutado por el “nene” Balotelli. De esta manera, concluía un entretenido primer tiempo, con el equipo galo superior, y con más ocasiones de gol que su rival, como el remate de media distancia de Kante, que se estrelló en el vertical derecho de Sirigu.

Un descanso, que nos dio la oportunidad de volver a Ohio, Estados Unidos, donde la performance del chileno Niemann seguía siendo espectacular, y donde Tiger Woods, embocaba un berdie de 95 yardas de manera increíble en el hoyo 11, (recomendamos su revisión) que con ese tercer golpe, lo dejaba a 4 de la punta, cuando un par de hoyos antes, todo el mundo hacía fuerza para que pasara el corte.

Sin embargo, el chileno respondía en el 9, con otro berdie larguísimo también, para quedar a menos 9 y recuperar la punta nuevamente, junto a Stanley y DeChambeau, demostrando que mientras más grande el escenario (no sólo por el torneo, sino por los jugadores a los que estaba superando, Roose, Day, Tiger, Mickelson, Bubba Watson, Andrés García, y lo más granado del PGA Tour), menos le pesa la instancia.

A todo esto, Tiger Woods en el 12, parecía que se pasaba por mucho, pero su bola por el aire, golpea milagrosamente en la bandera, dejándola dada, aunque un par de minutos después, sonaba la chicharra que da aviso a toda paralización de actividades en el campo, en esta ocasión, por peligro de tormenta.

Todo eso pasó, en los 15 minutos de descanso, tras el 2 a 1 de la primera etapa, que finalmente fue lo más saliente del partido, puesto que en la segunda etapa, sólo quedó tiempo para destacar, la espectacular comba que le metió Dembele a Sirigu, para anotar la tercera cifra, con que se cerró el encuentro, a parte de un cabezazo solo de Balotelli, que se fue por arriba del travesaño, cuando Lloris, quedó totalmente parado.

El final, lo que todos ya conocemos, los cambios que desnaturalizan las acciones, y las conclusiones positivas que seguramente sacó Didier Deschamps, a tan sólo 13 días del comienzo de Rusia 2018.

Francia: Hugo Lloris; Benjamin Pavard, Adil Rami, Samuel Umtiti, Lucas Hernández (Benjamin Mendy ’62); N’Golo Kanté, Corentin Tolisso (Blaise Matuidi ’77), Paul Pogba (Steven N’Zonzi ’86), Ousmane Dembelé (Thomas Lemar ’71), Kylian Mbappé (Florian Thauvin ’83); Antoine Griezmann (Olivier Giroud ’77)

Italia: Salvatore Sirigu; Danilo D’Ambrosio (Alessandro Florenzi ’74), Leonardo Bonucci, Mattia Caldara, Mattia de Sciglio; Jorginho (Giacomo Bonaventura ’78), Lorenzo Pellegrini (Bryan Cristante ’65), Rolando Mandragora, Domenico Berardi (Lorenzo Insigne ’74), Federico Chiesa (Davide Zappacosta ’88); Mario Balotelli (Andrea Belotti ’86)

Goles: Samuel Umtiti ‘8, Antoine Griezmann ’29 -penal- Leonardo Bonucci ’36 (ITA) y Ousmane Dembelé ’63

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra)

Video thumbnail

Comentarios

comentarios