El Manchester City recibió una fuerte sanción este viernes, luego que la UEFA lo excluyera por dos temporadas de todas sus competiciones europeas. Tras un año de investigación el club ingles donde milita Claudio Bravo recibió un fuerte castigo por parte de la Sala de Adjudicaciones de la UEFA.

El ente fiscalizador determinó que el club inglés cometió infracciones graves de las Regulaciones de Licencias y Fair Play financiero al exagerar sus ingresos de patrocinio en sus cuentas y en la información de equilibrio presentada a la UEFA entre 2012 y 2016 y lo excluyó por las próximas dos temporadas de todas las competiciones europeas además de obligarlo a pagar una multa de 32 millones de dólares.

El Fair Play financiero se creó en el año 2010 y busca mejorar la salud monetaria de los clubes europeos y  obligarlos a gastar dentro de sus posibilidades económicas y así poner fin a las deudas que podrían poner a la entidad en riesgo de quiebra.

Muchos equipos han sido sancionados desde su funcionamiento; el propio Manchester City, el PSG, Inter de Milán, Mónaco, Roma, Besiktas, Krasnodar, Lokomotiv Moscú, Rostov, Kardemir Karabukspor y CSKA Sofía, entre otros.

RESPUESTA DEL MANCHESTER CITY

A través de un comunicado publicado en su sitio oficial, el Manchester City señaló que “está decepcionado pero no sorprendido por la decisión”, dando a entender que desde un comienzo de la investigación ya se tenía claro cuál sería el fallo final.

“En pocas palabras, este es un caso iniciado por la UEFA, procesado por la UEFA y juzgado por la UEFA. Con este proceso perjudicial ahora terminado, el Club buscará un juicio imparcial lo más rápido posible y, por lo tanto, en primera instancia, comenzará los procedimientos ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) lo antes posible”.

TAS