El inicio del Hexagonal Final Sub 17 no pudo ser mejor para la selección chilena. Llegó la esperada revancha contra Ecuador y Chile fue certero para comenzar ganando la última etapa del Sudamericano sub 17 que se disputa en Lima.

Un equipo solidario podríamos señalar, con interesantes pasajes en ataque, sustentados por una sólida defensa liderada por Patricio Flores, de Universidad Católica y Daniel González, defensor de Santiago Wanderers, sumado al buen trabajo bajo los tres palos de Julio Fierro, sin duda figura en la primera fase y en el inicio del Hexagonal.

Interesante lo de Daniel González, un jugador de buena estatura, que se atreve en ataque y que se conecta muy bien con los volantes centrales de la Selección de Caputto, Vicente Pizarro y César Pérez.

El encuentro ante los ecuatorianos fue parejo, y sólo a 10 minutos del final del partido llegó el gol del triunfo obra del incisivo delantero de Universidad Católica Alexander Aravena. Ecuador lo tuvo al final, pero falló, y así Chile debutó de la mejor manera.

En la segunda fecha el rival de turno fue el local Perú, equipo que mostró su jerarquía en la primera fase ganando el grupo A.

Un primer tiempo donde Alexander Aravena tuvo dos ocasiones claras de gol antes de los 15 minutos, mostrando un Chile que buscaba la apertura del marcador. Tras los tantos del mismo Aravena (penal) y de Gonzalo Tapia (de Universidad Católica), se vio a un Julio Fierro algo errático en el pórtico chileno con dos malas salidas. Sin duda llamó la atención ver al portero de Colo Colo cometiendo errores que no se le habían visto en los partidos anteriores. Sin embargo fue Chile el que mostró mayor efectividad y se fue con un claro 3 a 0 al descanso. Luis Rojas, volante de la “U” puso la tercera cifra.

Tras un gran primer tiempo, Chile se confundió en todas sus líneas en el complemento y Perú fue el protagonista de las acciones. La presión de los del Rímac les dio resultados, y antes de los 15 minutos ya descontaban 2 veces. La pasividad de la defensa chilena y de Julio Fierro fueron los detonantes para la reacción peruana. Con ello Caputto se replegó, Chile mostró una pasividad preocupante y renunció al ataque. Sumado a ello, preocupa el factor físico de los jugadores chilenos quienes se vieron superados por los peruanos en el complemento.

En resumen, lo mejor el resultado y un gran primer tiempo de los de Caputto. Para el olvido la etapa de complemento y lo bajo que estuvo Julio Fierro en el arco de la “Roja”.

En el tercer partido, Chile se encontró con su primera derrota en el Hexagonal al caer por 2 a 0 ante Argentina, y de paso la “Roja” perdió el liderato que ostentaba tras dos victorias.

Todo comenzó mal para los pupilos de Caputto, pues antes del minuto Argentina ya se ponía en ventaja. El golpe lo acusó Chile, y durante todo el encuentro tuvo algunas llegadas esporádicas, siendo Gonzalo Tapia el jugador más peligroso. Un penal algo dudoso dejó a los argentinos en clara ventaja por 2 a 0 y de ahí en más Chile trataba de reaccionar, pero el cuadro albiceleste adelantó sus líneas y no permitieron que Chile superase con facilidad la mitad de la cancha.

Acertó Caputto con los ingresos de Sepúlveda y Belmar, ya bien entrada la etapa de complemento. Chile se acercó más al arco de Ríos Novo y se creó un par de ocasiones de gol, pero la historia no cambió. El partido culminó con un Chile entregado y una Argentina relajada con la ventaja. En general, un partido bajo del seleccionado nacional, que ha mostrado pasajes brillantes y errores que les cuestan goles en contra.

El penúltimo encuentro fue ante Uruguay donde Chile, en una notable reacción, superó un 2 a 0 en contra y terminó derrotando a los charrúas por 4 a 2. El dominio uruguayo en la etapa inicial lo sintió Chile desde los primeros minutos. Tanto así que recién cumplidos los 20 minutos, los celestes ya habían convertido 2 tantos en el arco de Fierro.

En el complemento, Caputto le cambió la cara al equipo con los ingresos del hombre de Colo Colo Danilo Díaz y de Benjamín Osses, de Cobresal. Vicente Pizarro y Alexander Aravena se apoderaron de los espacios dejados por Uruguay y fueron piezas claves en la recuperación de la “Roja”.

Luis Rojas y Benjamín Osses marcaban el ansiado empate. No conforme con eso, el equipo nacional siguió presionando y buscando el triunfo que los llevara directo al Mundial de Brasil. Cuando el partido estaba para uno u otro, Aravena se despachó un remate impresionante que dio en la espalda de un uruguayo y que se coló en el pórtico celeste. La guinda de la torta la logró Osses en los descuentos.

A diferencia de partidos anteriores, Chile mostró contundencia, buen juego colectivo e interesantes individualidades en la etapa de complemento. Mucho que aprender aún por lo visto en el primer tiempo.

Finalmente, Chile cerró su participación en el Hexagonal con un empate en blanco frente Paraguay.

En un encuentro trabado y con muchas faltas, fue poco el fútbol que se pudo apreciar en Lima. Sólo una ocasión clara para cada selección en la primera etapa (un remate del paraguayo Duarte que encontró gran respuesta de Julio Fierro y un potente disparo de Aravena que fue contenido por el portero González). En el complemento no cambió el panorama, y finalmente Paraguay logró clasificar al Mundial de Brasil. Chile, con este empate, perdió la oportunidad histórica de titularse campeón del sudamericano sub 17 tras la estrepitosa caída de Argentina ante Ecuador, y tuvo que conformarse con el segundo lugar.

Buen apronte para el equipo de Caputto con miras al Mundial que se disputará en Brasil en noviembre próximo.