Este fin de semana Boston College se consagró por octava vez consecutiva campeón de la Liga Femenina A1, convirtiéndose en el equipo con más coronas nacionales, superando a Universidad Católica con siete.

La jugadora del campeonato fue la capitana del elenco ganador, Chris Vorpahl, quien ha estado por 9 años en la institución y desde niña que práctica el voleibol. La deportista nacional se refiere al título obtenido, las claves de las “Águilas”, su visión de la liga y la disciplina en su totalidad.

A sólo tres días de lograr el título de esta temporada 2019 ¿Cómo analizas este logro y la final disputada ante Murano?

“Ha sido difícil digerir todo y ver este título recién obtenido desde la tranquilidad o la calma. Pero a medida que han ido pasando las horas y las emociones han ido decayendo, puedo decir que el triunfo alcanzado en la final del campeonato fue porque todos, no sólo las jugadoras, sino que el cuerpo técnico, la misma institución que está detrás y los dirigentes, seguimos trabajando y nos preparamos para esto. Fue tanta la convicción y el discurso que nosotras nos lo comenzamos a creer y el día sábado, si bien perdimos 3-2, nos quedamos con una sensación de no haber perdido. El domingo fuimos por el todo o nada”.

¿Por dónde consideras que pasa este rendimiento de Boston durante estos ocho años, considerando todas las copas obtenidas?

“Boston es una institución educacional que ha puesto su foco en el deporte y nos ha dado una importancia que ha permitido que se desarrollen todas las categorías de la rama. Y este resultado ha sido producto de un trabajo que no se remite sólo a estos ocho años en que llevamos campeonando, sino de un proyecto que viene de hace tiempo y que hoy está dando frutos. Considero que es una consecuencia de contar con una institución comprometida con el deporte y que por lo mismo ha ido dando todos los años un saltito de calidad en detalles que nos ha llevado a marcar la diferencia la diferencia. Al final esta es la clave”.

Has obtenido distintos premios a lo largo de tu carrera, el último fue el de mejor jugadora de este último torneo ¿Cómo tomas estos reconocimientos?

“Todo es fruto de mis compañeras, que están al servicio del equipo. Sin ellas yo no soy nada. El día de la final resalté yo, pero en algún otro momento puede resaltar otra, ya que estamos al servicio de todas como equipo y ese es el verdadero compromiso. Por ello siento que los premios personales, como el de ser la mejor jugadora, es sólo un detalle, considerando que detrás hay un tremendo equipo que trabaja y del que se desprenden ciertas cosas que permite que brille una u otra. Ahora me tocó a mí, por lo que estoy muy agradecida de todos. Igual he trabajado muy duro, por lo que estoy muy feliz de lo que he logrado”.

¿Cómo ves tu futuro? ¿Cuáles son tus expectativas?

“En cuanto a mi futuro, la verdad es que tengo un abanico de posibilidades y aún no he tomado bien mi decisión, pero siempre estaré ligada al voleibol. Seguiré jugando, me prepararé para ello. Tengo 29 años y que muchas integrantes de la Liga A 1 sean de mi edad demuestra que se puede e invita a que profesionalicemos desde este lado de la vereda a las jugadoras de esta actividad”.

Eres considerada una jugadora referente del torneo, contemplando el tiempo que llevas compitiendo ¿Cómo analizarías la Liga A1?

“Si bien la final de la liga fue tremenda, son pocos los partidos que se viven de esa manera. Ojalá tuviéramos un volumen así durante todo el campeonato. Siento que el torneo está creciendo, es verdad, pero también tiene que haber un compromiso de que vayamos todos en la misma dirección. Esto no es únicamente trabajo de las selecciones, de los clubes y de las federaciones, sino que tenemos que trabajar todos en conjunto. Y pienso que Murano se sumó a esta sintonía, como también Alemán de Concepción. Somos los que estamos intentando llevar el carro y esperamos que los demás equipos se vayan sumando a este proyecto, que nos sirve a todos”.

El voleibol ha ido creciendo en el tiempo, sobre todo este último ¿Cómo ves la evolución de esta disciplina?

“No se puede desconocer el avance del voleibol. Si bien son los resultados los que avalan una evolución, mostrando hoy que ha habido mejoras, que el país ha estado poniendo recursos, aunque todavía faltan más, se debe reconocer que ha habido un cambio en las selecciones. Éstas hoy se preparan de mejor manera que antes. Sin duda se puede mejora más, sin embargo, el balance es totalmente positivo para mí”.