La Columna de hoy, tiene como objetivo hablar de un grande y que lamentablemente se va de una manera que no merecía, porque no podía ser peor la despedida de GianluigiBuffon.

Corrían tres minutos de adición del segundo tiempo en el Santiago Bernabeu y el árbitro inglés Michael Oliver, en un polémico cobro, sentenciaba penal en contra de la Juventus, equipo que estaba logrando una hazaña futbolística impensada.

Buffon explotó en ira. Ese miércoles, el día que el mejor portero de las dos últimas décadas se marchó de la Champions, el equipo merengue dio un paso más hacia su séptimo título en color. Y él se quedaba vacío. Sin nada.

Expulsado por sus airadas protestas a Oliver, Gigi no tuvo siquiera la oportunidad de atajar el definitivo penal de Cristiano Ronaldo. El Bernabéu, pese a la emoción del momento, se puso en pie para ovacionar a un mito y por eso le dedicamos esta Columna.

Sobre el césped, los otros 10 jugadores de la Juventus seguían devorando al árbitro inglés y tratando de distraer a un inconmovible Cristiano Ronaldo. Y Gigi avanzaba cabizbajo hacia la banda, sin poder devolver un gesto de cariño ante el reconocimiento unánime.

ColumnaEra su primera expulsión en Champions. No se recordaba una despedida tan amarga desde la agresión de Zinedine Zidane a Marco Materazzi del Mundial  del 2006. Su ira, desde luego, se pareció bastante a la de Zizou en aquella infausta final de Berlín.

Ante los micrófonos, desde luego, tampoco iba a calmarse. La acción de Medhi Benatia ante Lucas Vázquez seguía en su cabeza. “Fue la décima parte de un penal. Si tienes el cinismo de concederlo no eres un hombre, sino un animal. El árbitro tiene un cubo de basura por corazón”, comentó con amargura sobre Oliver, cuya experiencia en eliminatorias de Champions se limitaba a la vuelta de octavos entre Besiktas y Bayern (1-3), un referi con casi nula experiencia en el  magno torneo europeo.

Este penal tiene historia y sin duda generará debates presentes y futuros. La falta de Benatia a Vázquez pitada por el inglés, vista desde distintos ángulos y cámaras y a distintas velocidades, no deja una conclusión determinante.

¿Cambiaría algo si se revisa en el VAR? Pareciera que no. En este sentido, la mayoría de los árbitros opinó que fue penal, cuando casi todos los jugadores y entrenadores se pusieron del otro lado. Pero para Buffon este debate no tiene ni tendrá sentido.

Después de la jornada del miércoles, Buffon sólo pudo alimentar la leyenda negra de otras leyendas como Ronaldo Nazario. Roberto Baggio, Lothar Matthaus, Eric Cantona o Patrick Vieira. Gigantes ya retirados que jamás pudieron conquistar la Champions.

ColumnaPor: Julio A. Aparicio C.

 

Comentarios

comentarios