Hoy nuestra Columna se refiere a que por fin alzaron la voz, se aburrieron de la espera y la indiferencia de la ANFP. Ocho clubes solicitaron una definición del estamento rector del fútbol chileno, pues sus inquietudes son variadas y serias, a saber:

A la fecha aún no se cuenta con el fixture del campeonato, con el consiguiente problema que los equipos no saben a ciencia cierta cómo planificarán sus traslados a tiempo, entre otras dificultades; en suma, no pueden planificar con seriedad y profesionalismo (característica esta última de la que se jacta dicho campeonato).

Dos clubes, General Velásquez y Arturo Fernández Vial aún no ven confirmada su presencia en la división a casi cuatro meses de haber ascendido desde la Tercera División A. Ambos clubes cumplieron con la documentación exigida y pagaron la millonaria cuota de incorporación. ¡Una falta de respeto y seriedad enorme hacia ambas instituciones!

ColumnaA mediados de febrero los equipos de Segunda División solicitaron a la ANFP que se estudiara alguna fórmula de financiamiento para la división, pues ésta no recibe dinero alguno por concepto del Canal del Fútbol; hasta la fecha no hay respuesta formal.

Me quedan muchas situaciones graves más que afectan a ésta alicaída división, pero terminaré con un tema indignante: los clubes de ésta división llevan más de tres meses con planteles conformados, intereses en juego y aún no se sabe cuántos equipos participarán ni si definitivamente el campeonato comenzará el fin de semana venidero (fecha cambiada arbitrariamente por la ANFP y sin participación de los clubes de Segunda División)

¿Por qué la ANFP no se sincera de una buena vez y acepta que ésta división inventada entre gallos y medianoche es una verdadera piedra en el zapato? ¿Es viable ésta división? Si somos prolijos y serios la respuesta es claramente un rotundo no.

Por: Julio A. Aparicio C.

Comentarios

comentarios