Tres partidos se jugaron este miércoles en Copa Conmebol Libertadores, donde hubo para todos los gustos, un triunfo local, un empate y una victoria visitante, en los duelos de ida de la segunda fase.

Delfín 1-1 Caracas

Ante una gran concurrencia de seguidores y voluminosa cantidad de venezolanos que alentaron al Caracas en Manta, los Rojos del Ávila sacaron una excelsa renta al empatar a un tanto versus el físico Delfín.

En las primeras de cambio, los ecuatorianos no se sintieron en su hábitat al padecer de la escasez de posesión que le pertenecía a los capitalinos, siendo Robert Hernández junto a Néstor Canelón por los costados el fastidio insistente para la defensa de los azules.

Sin embargo luego de quince minutos de apremio, el conjunto local se asentó con la pelota en su dominio hasta lograr el cometido del gol. Con una polémica falta en el área, tras un centro cruzado Rosmel Villanueva toca levemente al atacante. Acto seguido el principal cafetero decretó la pena máxima cobró de buena factura César cuando corría la fracción 23′

No obstante, la verticalidad de los hombres rápidos de los caraqueños comenzaron a inquietar constantemente el arco, cuando el ecuador de la primera parte hacía mella en el reloj.

Nueve minutos después una galopada por la derecha de Carlos Espinoza terminó con un centro preciso al borde del área de los costeños que Bernardo Añor no desestimó para mandarla a guardar con un severo zapatazo.

En la segunda mitad, apenas al minuto 11 el habilidoso Robert Hernández tuvo que salir por un desgarro en su muslo derecho. Y de allí en adelante una feria de amarillas para terminar el duelo con cinco por dos de los ecuatorianos.

Solvencia defensiva, seguridad en el arco, saber leer el partido fue una de las facetas positivas de los Rojos. Por otro lado la ineficacia en el área, teniendo opciones claras perjudicó a una oncena Azul que tendrá el deber de ganar en Caracas, o en su defecto empatar por más de dos goles para lograr el acceso a la próxima fase.

La revancha de esta atractiva llave tendrá su punto y final en el Olímpico de Caracas el próximo martes.

Danubio 1-2 Barcelona

En el Luis Franzini de Montevideo, los de Guayaquil sacaron la casta para sacar una victoria que los deja con medio pie en la Tercera fase previa.

La apertura del marcador llegó recién a los 68′ minutos a través de un cabezazo de Ely Esterilla. Pero la respuesta charrúa fue inmediata con un remate seco y potente de Álvaro Navarro cuando iban 33 minutos.

El finiquito llegó en la última jugada del partido, donde el zaguero Xavier Arriaga solo tuvo que enviar la esférica a las redes, para la desesperación de los aficionados locales. La vuelta será el martes próximo en el Monumental de Guayaquil.

Talleres 2-0 San Pablo

En tanto una noche de aquellas de Copa, fue la que se vivió en un repleto Mario Alberto Kempes de Córdoba, donde con una personalidad sobre el terreno para recalcar, los locales lograron dar un golpe duro sobre la mesa.

Y no es para menos, al tener de frente al tres veces campeón de la competición y una en la Sudamericano como era San Pablo.

La táctica y saber cómo cortar los enlaces en el medio sector de los paulistas, acompañado de un desgaste importante del jóven Andrés Cubas y el experimentado de 40 años, Pablo Guiñazú fueron armas claves.

La presión que emanaban de los graderíos del estadio mundialista cordobés, era otra de las puestas en escena para contrarrestar la gestación y dominio brasilero.

Para el complemento la superioridad en el terreno de juego se plasmó primeramente con un remate de zurda, tras dominarla de pecho Tomás Pochettino y minutos más tarde otro gol de factura amplió la ventaja para el estallido tras la exquisitez de Juan Ramírez.

Resultado final, labor hecha a la perfección tomando en cuenta el grosor del rival. Mérito para Juan Pablo Vojvoda, quien plantó una estrategia soñada en esa noche cordobesa. La vuelta será en una semana en el Mineirao de Sao Paulo.

Comentarios

comentarios