Con cuatro elencos del área Metropolitana de Santiago, se dará el vamos éste sábado 8 de septiembre a las semifinales de ida de una Copa Chile, que otorga una plaza para la versión 2019 de la codiciada Copa Libertadores.

A las 17:30 horas, y con arbitraje de Christian Rojas, el favorito Universidad de Chile recibirá en el estadio Nacional al Palestino del trasandino Sebastián Méndez, equipo que en el Campeonato Nacional ha mostrado una más que discreta campaña.

La Copa Chile podría servirle a Méndez para sacar a flote a su alicaído equipo, el que cuenta con muy buenos jugadores pero que no ha podido plasmar en el campo de juego su real calidad. Los árabes vienen de dejar en el camino a un duro equipo de Cobresal. Para Palestino este torneo es prioridad y así lo reconoció el técnico argentino.

En Universidad de Chile, el técnico Frank Darío Kudelka tuvo una incómoda conversación con la dirigencia de la administradora Azul Azulen los días posteriores al duelo con ColoColo, y en ella la directiva le entregó las metas urgentes que debe tener de cara a fin de año.

Pensando en que el 2018 fue una temporada muy complicada para el cuadro universitario, con tres entrenadores en la banca (Guillermo Hoyos, Esteban Valencia y el propio Kudelka), en el Centro Deportivo Azul saben que la misión no es fácil para el argentino y por eso le pusieron un piso realista: clasificar a la Copa Libertadores.

Sin importar la forma en que lo haga, la idea es que la U pueda tener una nueva oportunidad en el certamen continental en 2019, de la mano de una reestructuración total del plantel. Una reforma que los dirigentes le confían al ex DT de Talleres de Córdoba, pero con ciertas condiciones.

Si bien la dirigencia no le exige a Kudelka coronarse campeón del Torneo Nacional (están a lejanos 8 puntos del líder), sí se le exigió requisitos acordes a la realidad del club y por eso le pide estar dentro de los tres primeros para jugar la Libertadores 2019, o también ganar la Copa Chile 2018.

El elenco azul espera asegurar un cupo en la final del torneo que dejó escapar el año pasado frente a Santiago Wanderers en el estadio Ester Roa de Concepción.

La otra semifinal se jugará a las 20:00 horas en el Bicentenario de La Florida, donde el local Audax Italiano recibirá a Barnechea, éste último único equipo de la Primera B. Dirigirá las acciones Carlos Ulloa.

Buena instancia para el cuadro de Juan José Ribera para demostrar la buena segunda rueda que ha desarrollado en el Campeonato Nacional ante un equipo de Barnechea, que si bien representa a una división menor y que ha demostrado una irregular campaña en dicho torneo, podrían dar más de algún dolor de cabeza a los de La Florida.

Destacable figura en los itálicos es, sin duda, Sergi Santos, el motor del equipo. Audax es muy diferente sin la presencia del brasileño y su juego colectivo decae bastante. En Barnechea existen jugadores interesantes como su buen portero, el alemán Robert Moewes y su actual goleador el delantero chileno Miguel Orellana.

Su técnico Hernán Peña le ha dado una identidad al equipo, más ofensivo, sin embargo en el Torneo de Primera B, los huaicocheros marchan en la parte baja de la tabla a sólo 3 puntos del colista.

Pero en Copa Chile las motivaciones son otras, y las cuatro llaves prometen ser competitivas y emocionantes.