La semana copera Sudamericana, comenzó el día martes 21 de mayo, tanto en Santiago como en La Calera. En el estadio Santa Laura, Unión Española cayó inapelablemente ante el Sporting Cristal de Perú, dejando muy cuesta arriba su clasificación a la siguiente ronda del torneo.

Una verdadera pesadilla vivieron los jugadores e hinchas hispanos en la fría noche santiaguina. Un partido menos que discreto de los hombres de Fernando Díaz, quienes carecieron de jerarquía para enfrentar un torneo de carácter internacional.

Desde el inicio se vio a una Unión Española carente de ideas futbolísticas, pasiva, timorata, sin poder ofensivo. Para el cuadro peruano, Christopher González abría tempranamente la cuenta mediante golpe de cabeza, ante la pasividad de la zaga hispana.

Unión Española reaccionó, y tuvo algunos buenos pasajes. Lo tuvieron Ezequiel Palomeque, Sebastián Varas y Mauro Caballero para los locales, pero no fueron efectivos. El paraguayo iba al sacrificio por la izquierda para buscar por el centro a Varas, fórmula que no dio los resultados esperados.

La etapa de complemento encontró a un equipo local buscando el empate por medio de balones detenidos o buscando el golpe de cabeza de sus hombres más espigados, pero todo ello carente de buen fútbol. Con una defensa pasiva y sin reacción, no tardaría en llegar otro gol de los peruanos, y así ocurrió.

Christian Ortiz marcó en los minutos 66 y 73, sentenciando el peor partido del cuadro de Fernando Díaz en mucho tiempo. En Lima, la Unión Española deberá ir por un milagro. Para lograr ello, deberán mejorar no sólo el pobre fútbol que mostraron en Santa Laura, sino también la actitud dentro del campo de juego.

En tanto, en el estadio Nicolás Chahuán Nazar, Unión La Calera logró un histórico triunfo por la cuenta mínima ante el complicado elenco brasileño de Atlético Mineiro.

La Calera propuso desde el inicio del partido, con Walter Bou y Marcelo Larrondo adelantados buscando abrir la cuenta, pero a pesar de las ganas, el equipo no mostraba claridad.

Por la derecha, Yimmi Chará lograba inquietar a la zaga calerana, pero sin mayor peligro. El partido era parejo, con dos equipos intentando llegar al área con buen fútbol. Bou lo tuvo en dos ocasiones para los locales, y para la visita Rabello y Jair hacían trabajar al buen portero Augusto Batalla.

La etapa final comenzó con una gran llegada calerana, donde Larrondo definió mal frente al achique del portero Cleiton. Tras ello el partido entró en un ritmo cancino, hasta que en el minuto 64 llegó el único gol del partido, obra de Franco Lobos mediante golpe de cabeza tras gran centro de Sebastián Zúñiga.

Tras ello el elenco de Meneghini se replegó y aguantó bien las arremetidas de los brasileños. La Calera intentaba salir en contragolpe, pero se crearon pocas ocasiones. Al final un importante triunfo que deja al cuadro de la región de Valparaíso con la opción de empatar en Brasil para seguir avanzando.

El día miércoles, se enfrentaron el Zulia de Venezuela y Palestino. Muchas veces el tener la posesión del balón durante el partido, no es garantía de un triunfo, o al menos un empate, y eso es lo que le ocurrió a Palestino en tierras venezolanas.

En la etapa inicial tuvo el balón el equipo de Ivo Basay, pero con muy escasa efectividad. El Zulia cuando atacaba, ponía en aprietos a la zaga palestinista, y fue así como los locales abrieron el marcador con gol de Brayan Mora, tras jugada colectiva del cuadro dirigido por Francesco Stifano, y escasa oposición de la defensa árabe.

Palestino se vino abajo, y el Zulia desperdició varias oportunidades de aumentar. Para el equipo chileno lo tuvo Renato Tarifeño al filo del descanso.

La etapa de complemento vio a un Palestino con más ganas, y se acercaba al tanto del empate, que llegó en los minutos de descuento con gol convertido por Nicolás Díaz. El empate parecía sentenciado, pero el Zulia sorprendió mal parado a los visitantes y en el quinto minuto de descuento el mismo Brayan Mora remató de distancia y el rebote en Enzo Guerrero descolocó al portero Cerda. Festejó el Zulia, pero la llave queda abierta para la revancha en Santiago.

Por último, en jornada de día jueves la Universidad Católica mostró su escasa jerarquía a nivel internacional y cayó inapelablemente ante Independiente del Valle en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito.

Desde el inicio del partido, el cuadro local salió a presionar a la “UC” evitando que el cuadro de Gustavo Quinteros tuviese protagonismo. Fue así como a los 2 minutos, el cuadro ecuatoriano se ponía en ventaja con gol del buen delantero Alejandro Cabeza.

Lo que continuó fue desastroso para el equipo chileno; un equipo sin respuesta, sin fútbol, sin ritmo y carente de jerarquía quedaba 4 a 0 en contra (Pellerano por 2 y nuevamente Cabeza) antes de los 25 minutos de juego. Stefano Magnasco estuvo muy débil en la zaga cruzada, pero la responsabilidad no es sólo de él, la defensa completa no estuvo a la altura de un encuentro internacional, y el costo fue muy alto.

La impericia de los ecuatorianos impidió que los cruzados se fueran con una goleada histórica al descanso. La “UC” no tenía por donde dar vuelta la historia del partido.

En el complemento, el cuadro visitante intentó reaccionar. Lo tuvieron Diego Valencia y un disparo de Valber Huerta dio en el palo del arco defendido por Jorge Pinos. Cuando la Católica buscaba el descuento, llegó el quinto tanto de Dajome quien encontró la feble resistencia de Magnasco y Aued.

Escasos resultados dieron los cambios que decidió Quinteros para mejorar la suerte del equipo. Y lo peor fue la actitud de los jugadores. Un equipo que le alcanza para ser puntero en Chile, pero que a nivel internacional no da el ancho. A esperar la difícil revancha en Santiago, donde Quinteros deberá hacer cirugía mayor para cambiarle la cara a éste equipo que sucumbió en la fría noche quiteña.