Cortos o largos, tal como se preveía el directorio de la ANFP, tras un intenso debate decidió retornar al antiguo formato para el campeonato nacional, esto es jugándose 2 ruedas todos contra todos.

Cómo diseño de torneo este tiene ventajas y desventajas reconociendo que la mayoría del aficionado se pronunció, a través, de encuestas en favor de este formato.

Solamente, como dato estadístico en la era de los llamados torneos cortos con Play Offs, hubo 9 campeones distintos. Por su parte, en la época de torneos largos hubo 14 campeones diferentes.

Esto indica que los campeonatos de una sola rueda suelen favorecer a equipos de menor convocatoria. El ejemplo más claro lo da Cobresal y Huachipato.

No cabe duda, que los campeonatos largos favorecen a los equipos más grandes, da más estabilidad al futbolista e influye en su calidad de vida, y legítima más a quien resulte campeón pero no significa necesariamente que se eleve la jerarquía del fútbol que se practica.

Hay quienes piensan que con este tipo de diseño los equipos tendrán una mejor participación internacional lo cual a mí parecer es una apreciación carente de fundamentos si consideramos que los clubes chilenos han obtenido solo dos títulos internacionales; Libertadores 91′ y Sudamericana del 2014′.

Podría de decirse que un sistema largo puede dar mejores herramientas para progresar, lo demuestra el hecho de que nuestros equipos llegaban de manera constante a disputar semifinales o finales,  pero en modo alguno asegura títulos, tal como ocurre con los torneos cortos.

Comentarios

comentarios