Una trabajada victoria obtuvo este fin de semana el púgil avecindado en Iquique, Cristián Olivares, quien luego de ocho trabajados rounds, derrotó por decisión dividida al experimentado boliviano Pablo Canido.

Esta fue la quinta pelea como profesional de Olivares quien llegaba al combate invicto y con un impresionante registro de nocauts.

Por eso no es de extrañar que Olivares calificara este combate como el más difícil de su corta carrera en el profesionalismo “fue un combate complejo porque el rival es fuerte. Pero eso es lo que esperaba, una pelea dura y terminar los ocho rounds”, señaló.

Luego de superado este desafío, Olivares anunció que desafiará al actual campeón super pluma de Chile, el santiaguino Gonzalo “Maravilla” Fuenzalida, quien obtuvo dicho campeonato el año pasado al derrotar a Luis “Motorcito” Parra.

Eso se proyecta a futuro, porque por el momento, Olivares aprovechará el tiempo para descansar y recuperarse de lo que fue un complejo combate. En Iquique albergan la esperanza de llevar hasta la “Tierra de Campeones” un eventual combate titular ante Gonzalo Fuenzalida.

En esa misma velada, el chileno Yordan Mansilla sufrió una nueva derrota ante el boliviano Ramón Averanga.

Comentarios

comentarios