Uruguay y Francia, daban inicio a la ronda de los 8 mejores, tal vez en el duelo más atractivo de estos Cuartos de final, que nos entregaba esta Copa del Mundo, Rusia 2018.

La tensión, se notaba ya con los jugadores formados antes de ingresar al campo de juego. En el conjunto rioplatense, se confirmaba la ausencia de uno de sus mejores hombres en este Mundial de Fútbol, el atacante del PSG., Edison Cavani. El hombre escogido para remplazar a Cavani, por parte de Tabárez, fue Stuani, como se anticipó en la previa del encuentro.

Esa tensión de la que hablábamos, se tradujo en los primeros minutos de partido, con imprecisiones en ambos cuadros, e imponiéndose la parte física por sobre todas las cosas.

La primera ocasión clara fue para Francia, cuando el centro de su lateral derecho, Pavard, es pivoteado por Giroud, en plena zona penal uruguaya, para la llegada de Mbappé, pero su golpe de cabeza se va por sobre el horizontal defendido por Muslera, antes de los 20.

El trámite del juego, lo manejaba Francia promediando la primera etapa, un poco ayudado por los propios uruguayos, a quienes históricamente, la posesión del balón no les ha interesado demasiado. A los 33, Lloris, atrapa la primera pelota, al retener el disparo débil de Vecino.

A los 39, Bentancur baja a Toliso fuera del área por la derecha. Pitana, cuya designación causó algo de polémica, amonesta al mediocampista de la Juve, que en caso de acceder a las semifinales, se perderá el choque ante Brasil o Bélgica. De la ejecución se hizo cargo Griezzmann, que con un servicio calculado, buscó la cabeza del zaguero Varane, que anticipa a Stuani, para batir inapelablemente a Muslera, y anotar la primera cifra del partido. Un gol que la celeste no esperaba, sobre todo por como ganó Varane en plena zona penal “charrúa”, cuando se cumplían los 40 minutos.

El amor propio, hizo que los sudamericanos se fueran en busca del empate, que lo buscaron y casi lo encuentran, si no es por Lloris, que realiza una de las atajadas de esta Copa del Mundo, cuando a los 43, vuela impresionantemente hacia su derecha para meter el guantazo y ahogar el grito de gol de las gargantas uruguayas, tras el cabezazo de Martín Cáceres.

Luego de un par de centros más al área gala, Pitana da por concluida la primera fracción, con los franceses instalándose entre los cuatro mejores de Rusia 2018, aun cuando faltan 45 minutos.

La segunda parte, comenzó con Uruguay metiendo presión, eligiendo el sector derecho, donde Cáceres y Nández, se combinaban bien, ayudados por Suárez, pero sus envíos fueron rechazados indefectiblemente por la notable zaga francesa, (más allá de los goles fuera de contexto que les marcó Argentina).

Todo esto hasta los 15 minutos de la etapa final, porque en ese mismo minuto, y luego de la jugada favorita de los galos, (la transición veloz) Tolisso limpia una pelota hacia la izquierda, donde se encontraba Griezmann, para desgracia de los uruguayos y de Muslera, porque el hombre del Atlético, (gracias a que el “cholo” Simeone lo convención para renovar, cuando estaba todo listo para su marcha al FC. Barcelona) saca una zurda que no parecía revestir mayor peligro, sin embargo el meta uruguayo, lo hizo del todo peligroso, al colocar sus manos como mantequilla, y doblándoselas, el balón ingresa lenta y tristemente a la portería “charrúa”, decretando el 2 a 0, y de acuerdo al desarrollo de las acciones, casi imposible de remontar para nuestros hermanos uruguayos. Alexis le hizo uno exactamente igual en un amistoso, en el Monumental.

Mientras Mbappé, sacaba de sus cabales a medio equipo del “maestro” Tabárez, con sus “firuletes” (término argentino referido a los lujos en el fútbol) el tiempo pasaba y los uruguayos sin nada de claridad, como es el juego que le conocemos desde siempre, salvo algún pasaje cuando la mitad de la cancha la manejaba Enzo Francescoli, se volcaban sobre la última línea gala, con Godín y “Josema” Giménez como 9, y con el “cebolla” Rodríguez, metiendo todo lo que tiene, en pos de un objetivo que se veía de afuera, sin la adrenalina de un “charrúa”, y con la calma de la objetividad, que jamás iba a llegar.

El poco decoroso error de Muslera, terminó por sepultar las ilusiones sudamericanas, mostrándonos imágenes que sólo un Mundial de Fútbol puede entregar, como el llanto desconsolado de un pequeño uruguayo en la tribuna, a 10 minutos del final, y el mismo llanto de José María Giménez, mientras se colocaba en la barrera a 5 minutos de la partida a casa. Pocas veces vimos a un futbolista, llorando en el terreno de juego, antes del final.

 El cántico en las tribunas, revoleando la bandera uruguaya, fue una linda despedida para una buena actuación en la Copa del Mundo, y un merecido homenaje para un hombre, que supo colocar el nombre de su país en la primera esfera mundial por 12 años seguido, asistiendo a tres mundiales de forma consecutiva, como el “maestro” Óscar Washington Tabárez.

 Para Francia, las semifinales de un Campeonato Mundial después de 12 años, y a tomar palco, y esperar por Brasil o Bélgica, para retornar a una final de la Copa del Mundo, tras 20 años, donde se coronaron en su propia patria.

Francia: Lloris; Pavard, Umtiti, Varane, Hernández; Kanté, Pogba, Tolisso (Nzonzi); Mbappé (Dembele), Giroud y Griezzmann (Fekir). DT Didier Deschamps.

 Uruguay: Muslera; Cáceres, Godín, Giménez, Laxalt; Vecino, Bentancur (Rodríguez), Torreira, Nández (Urretavizcaya); Stuani (Gómez) y Suárez. DT Óscar Washington Tabárez.

Goles: 40″ Varane (Francia), 60″ Griezmann (Francia)

Árbitro: Néstor Pitana (Argentina)

Estadio: Nizhni Novgorod.

Comentarios

comentarios