Penúltima jornada femenina en Wimbledon y en un torneo donde las sorpresas han sido la constante de todos los días, veremos qué pasa este jueves.

Antes de que arranque la lucha por un puesto en la final de Wimbledon 2018, analizamos cómo llegan sus protagonistas: Jelena Ostapenko y Angelique Kerber, por un lado, y Serena Williams y Julia Goerges, por otro, se miden en la penúltima fase de este Grand Slam.

Las diferencias numéricas entre Serena Williams y las otras tres jugadoras son casi tan palpables como el desgaste de la hierba tras nueve días de competición.

La estadounidense, rival este jueves de la alemana Julia Goerges, exhibirá a un lado de la pista 23 Grand Slams, mientras que entre la letona Jelena Ostapenko y la alemana Angelique Kerber, rivales en la otra semifinal, solo suman tres, y Goerges es la novata, ya que nunca había pasado de cuartos en un ‘major’ hasta este Wimbledon.

Sobre el papel, cuesta pensar que cualquiera de las tres sea capaz de mirar de tú a tú a Serena, y es que, al profundizar en sus cifras, la ventaja de una de las mejores jugadoras de la historia se acrecienta.

La menor de las Williams ha ganado 72 títulos en su carrera, ha pasado 319 semanas como número uno y posee siete bandejas de plata del All England Club.

Entre Goerges, Ostapenko y Kerber acumulan 18 títulos, 34 semanas en el número uno -todas de Kerber- y ninguna ha vencido en Wimbledon. Solo Kerber sabe lo que es pisar una final -y perderla- en 2016, precisamente ante Serena.

Comentarios

comentarios