Se  han dado a conocer los grupos en los que han quedado encuadradas las tenistas para las finales de la WTA en Shenzhen.

La número uno del tenis mundial, la australiana Ashleigh Barty, y la japonesa Naomi Osaka, número 3, han caído junto a la checa Petra Kvitova y la suiza Belinda Bencic, en el grupo Rojo de las finales WTA de Shenzhen (China).

El otro grupo, el púrpura, está formado por la número dos del mundo, la checa Karolina Pliskova, junto a la canadiense Bianca Andreescu, la rumana Simona Halep y la ganadora de la edición anterior, la ucraniana Elina Svitolina.

La tercera edición de la finales de la WTA, que se disputará del 27 de octubre al 3 de noviembre, no contará por segunda vez consecutiva con representantes españolas ni latinoamericanas. En la primera edición celebrada en Singapur, la hispano-venezolana Garbiñe Muguruza consiguió plaza, pero no se clasificó para las semifinales.

Hasta ahora, el mayor premio dado al ganador o ganadora de un torneo de tenis fue dado en el pasado US Open, cuando Bianca Andreescu y Rafa Nadal se llevaron 3.85 millones de dólares cada uno. En esta década, temporada a temporada, el prize money de los principales torneos no ha hecho otra cosa sino aumentar y por el acuerdo al que llegaron los tenistas con los diferentes dirigentes de la WTA y ATP, así como la ITF, el dinero que repartirán los torneos seguirá creciendo. Lo que pocas veces se ha visto es un incremento tan grande como el que ha hecho las WTA Finals, que ha doblado el prize money de un año a otro.

Hablamos que de los 7 millones de dólares que repartieron en 2018 han pasado a 14 millones, para entregar el que será el mayor premio de la historia de un torneo de tenis. Ashleigh Barty, Naomi Osaka, Bianca Andreescu, Simona Halep, Petra Kvitova, Belinda Bencic y Elina Svitolina lucharán por convertirse en la poseedora del mayor cheque jamás entregado en la historia de este deporte.

Solo por estar en el torneo, cada jugadora se lleva 385.000 dólares. A eso habrá que sumarle lo que sean capaces de ganar en el Round Robin, ya que cada victoria supone 305.000 dólares más para la ganadora. El mayor premio viene para la que sea capaz de ganar el torneo. Solo por ganar la final, la tenista se llevará un premio de 3.425.000 dólares, que sumado a las victorias que logre en el Round Robin más el fijo, podría llegar a sumar un total de 4.725.000 dólares para la ganadora invicta del torneo.

Las doblistas también están listas para comenzar a jugar