Maltratos, físicos, verbales, abuso de poder y violencia psicológica son parte de las acusaciones de los gimnastas y sus padres, en contra de la entrenadora búlgara Caterina Ivanova, quien tiene a su cargo la Selección Nacional de Gimnasia Ritmica.

Según informó este miércoles Bío Bío Deportes, las acusaciones contra Ivanova vienen desde octubre del 2018, fecha en que la Superintendencia de Educación de la Región de Los Lagos inició una investigación contra la entrenadora por presunto maltrato.

Caterina había llegado a Puerto Montt gracias al contacto de una profesora del Instituto Alemán. La docente le captaba gimnastas e Ivanova las entrenaba en el club Talentos del Sur de la profesora.

Nosotras tuvimos una conversación con la entrenadora, porque habían quejas de otros padres. Ella tiene un grupo de niñas que venía fuera de Puerto Montt, y los papás que eran de acá alojábamos a estas niñas en nuestras casas. Uno de esos apoderados escribió una carta al club quejándose que una de las niñas no comía, porque decía que estaba gorda”, relató Marcela Guiñez, apoderada del Instituto Alemán y madre de Valentina Lara, campeona nacional que fue a dos sudamericanos con Ivanova.

Cuando conversamos ella se molestó y dijo ‘denúncienme’. Al día siguiente de la reunión en el Arena Puerto Montt tomó a las cinco niñas del conjunto del Instituto Alemán y las denostó. Las niñas no quisieran entrenar más”, declaró.

La madre de una de las campeonas panamericanas reveló el calvario por el que debió pasar la joven gimnasta cuando tenía tan solo 14 años.

Ella fue una de las más afectadas, llevaba cuatro años con Caterina. De un tiempo a esta parte, se acentuó el maltrato. Mi hija era una de las mejores y le exigían más. Empezó a subir de peso y su cuerpo creció como una adolescente, por eso Caterina empezó a tener agresiones psicológicas y físicas contra ella. Cachetadas, rasguños, golpes de puño, latigazos con cuerdas en las piernas, con los clavos de los palos le rompió los nudillos, confesó. Inclusó , según contó, la dejó un día sin comer y la extorsionaba, diciéndole que «lo que pasaba en los entrenamientos quedaba ahí, porque era como un matrimonio, las cosas buenas se mostraban, mientras que las malas quedaban bajo el tapete”, agregó.

Daño psicológico

Mi hija en su momento quiso atentar contra su vida. La Fiscalía cuando le tomó el testimonio la derivó a un psicólogo y la Fiscalía nos mandó a buscar porque el psicólogo dio un certificado el cual decía que tenía que ser tratada de manera inmediata”, relató.

Resultado de imagen para gimnasia ritmica chileSituación similar es la que vive Marcela Guiñez, mamá de Valentina Lara. Ella señaló que su hija es una de las afectadas por Ivanova. “Mi hija vio como a otras niñas les daba pellizcos o les tiraba el pelo. A raíz de este maltrato el conjunto junior del Instituto Alemán se retiró, porque fue terrible”, comentó.

Cuando no les salía algo, tenían que repetirlo, pero a mi hija le decía descerebrada, obesa, cuando ella tenía tan solo 12 años. Cuando mi hija volvió de Portugal (una gira con Caterina) estaba súper flaca, y me dijo que nunca más iba a entrenar”, confesó.

Resultado de imagen para gimnasia ritmica chile panamericanosDespués del Panamericano fueron a Bulgaria en Agosto y «se portó horrible con ellas. Les quitaba el teléfono, les decía: “o comes, o hablas por teléfono, y las niñas preferían comer, lo poco y nada que comían, porque les exigía un peso mínimo”, relató otra mamá.

¿Represalias?

El 18 de mayo las niñas tienen un control elite para clasificar a los Sudamericanos, y la mamá de la campeona panamericana aseguró que Caterina estará allí.

Como voy a mandar a mi hija, que se ha sacado la cresta entrenando. Lo más probable es que la Federación baje a mi hija y no a Caterina”, confesó.

Marcela Guiñez, mamá de Valentina, cree lo mismo. Mientras no exista una sentencia, la Federación no tomará una decisión respecto al futuro de Caterina Ivanova.

La Federación no va a hacer mucho, porque son solo denuncias. Pero lo último que dijo el señor Tomás González a la televisión era que habían mamás despechadas. Primero hay que investigar antes de hablar tan livianamente”, dijo

Si bien Tomás González no respondió a las críticas, la Fenagichi sí decidió contestar a través de un correo electrónico, señalando que los casos fueron derivados al Comité Olímpico y están a la espera de la resolución.

En el caso de las denuncias formales que han llegado a Federación respecto de la Gimnasia Rítmica, fueron derivadas a la oficina del respeto y maltrato deportivo del Comité Olímpico, ellos están recabando toda la información del caso y estamos a la espera de la resolución”, fue la escueta y formal respuesta.