Desde las alturas del Centro Deportivo Acuático del estadio Nacional, Diego Carquín se alista a través de sus notables clavados para dejar bien en alto el pabellón chileno en la cita de Lima.

«Vamos viento en popa con respecto a la preparación» dice de entrada el joven de 26 años de edad.

«Conseguimos el boleto a los Panamericanos junto a mi partner Donato Neglia casualmente en la ciudad de los Juegos» recordó. «Logramos la clasificación en los clavados sincronizados en los Sudamericanos de Deportes Acuáticos» valoró el rancagüino perteneciente al Club Clavados Santiago.

Pero adentrándonos en la preparación que están teniendo, para obtener resultados a considerar en la capital peruana Carquín destaca: «Tenemos una competición el venidero 25 de marzo en Cuba. Luego viajaremos a California para disputar una válida del Circuito Mundial. De allí volvemos a Chile para seguir mentalizados , primero para el Mundial de Corea y por último culminar con la gran cita que es la de Lima» ahondó.

Y no es para menos una puesta a tono de esta envergadura, pues con el de este año participará en sus «terceros Panamericanos. Por ende el objetivo es lograr mejores registros que en el pasado» sostiene. «Esperamos acercarnos al podio y pelear medallas con las potencias regionales» aclara.

Y cómo se logra este anhelo u objetivo?

«Junto con Donato Neglia hemos sido finalistas panamericanos en reiteradas ocasiones. En Toronto obtuvo un tremendo resultado y en los sincronizados trabajamos para que llegue esa medalla de una vez por todas» se autoexige.

CarquínPara ello «en los clavados sincronizados apostamos por llevar a cabo un clavado de mucha dificultad y así aumentar el nivel de ejecución y dificultad para arriesgar más en ese sentido» contó.

Además el poseer a un socio de la disciplina con trece años de amistad hace que los trabajos y comunicación entre ambos sea más llevadera.

«Llevamos trece años trabajando. Tenemos una muy buena amistad. El nivel que hemos conseguido cada uno en lo individual nos ha permitido equiparar nuestro nivel» aclara. «Aparte de participar en nuestros terceros Panamericanos, contamos con tres Campeonatos Mundiales» manifestó.

Pero más allá del talento de estos exponentes nacionales, está Chile para codearse entre las potencias de la región ?

«En la actualidad en comparación a otros años estamos avanzando mucho en la política deportiva y en infraestructura» reconoce. «Pero a diferencia de nuestros países vecinos siento que estamos caminando y ellos corriendo» comparó.

«Lastimosamente en Chile, para un atleta de élite es complejo el mantenerse con el tiempo al no ser remunerada del todo la práctica deportiva» lamenta.

«La complejidad la topamos al momento de llegar a la transición juvenil-adulto, donde los atletas que van a la universidad se enfrentan con las engorrosas políticas, que no están orientadas para que el deportista pueda ejecutar su preparación sin contratiempos» explicó.

Carquín«Por ejemplo, en mi caso estoy estudiando cuarto año de kinesiología y las cargas académicas son fuertes. Debo cumplir varias horas de práctica en hospitales» recalcó.

«Gracias a Dios mi casa de estudio, la Santo Tomás me permite el realizar ambas actividades sin contratiempos» agradeció.

Pero no todo es color de rosa, pues ha tenido que presenciar en primera persona como «grandes atletas tuvieron que abandonar la disciplina por los estudios» lamentó.

Por ende es que «considero que a Chile le hace falta una mayor organización en su metodología en todas las disciplinas acuáticas. Un coach que general que tenga la experiencia de desarrollo organizativo» recalcó.

Realmente es un trabajo concienzudo, sin embargo con correcciones en el futuro en este aspecto no es descabellado el pensar en podios de chilenos en muchas de estas competiciones.

«Hay que resaltar que los clavados son una disciplina longeva. Es decir, el pick de mejora va de la mano de la edad, sapiencia y fortaleza mental del atleta» argumentó. «El mejor rendimiento se prevé desde los 28 a los 32 años» dijo.

«Hay que aprender de los errores. Una clara oportunidad de mejora la tenemos con la nueva generación que viene en ascenso, para los Sudamericanos Juveniles. Será una delegación numerosa donde con trabajo en conjunto y sin la presión a cuesta, más allá de ser la anfitriona servirá para medirnos no solo con los demás países sino con nosotros mismos » explayó.

A qué te refieres ?

«A la poca competencia interna que tenemos. Si no es por los competiciones en el extranjero, no damos a ciencia cierta con el nivel que poseemos en este minuto. Una clara muestra en el pasado son los extintos Juegos Nacionales que se desarrollan unos años atrás en Venezuela, donde el ganarse un cupo en la Selección era una tarea compleja por la capacidad competitiva interna. Así debería de ser en Chile» culminó.