El voleibol nacional ha ido cosechando buenos resultados en este último tiempo, como la medalla de oro de los primos Grimalt en los Juegos Panamericanos 2019 y el bronce obtenido por la selección adulta en el Sudamericano Masculino. Ahora se suma el oro conseguido el 27 de octubre por la selección femenina U16 en el Sudamericano disputado en Lima bajo el mando del técnico Eduardo Guillaume.

Las jóvenes deportistas quedaron invictas en Lima, derrotando a Bolivia, Paraguay, Ecuador y a las locales. El técnico trasandino nos cuenta cómo ha sido su trabajo y cuáles son las expectativas que tiene para las jugadoras chilenas.

¿Qué tipo de entrenamiento realiza con las chicas para lograr su mejor rendimiento?

“Bueno, primero que todo, cuando uno agarra un grupo se hace una evaluación para ver lo que tiene y a qué puede llegar en función de sus características. Con estas chicas comenzamos cuando tenían 13 años e hicimos un trabajo paulatino sobre distintos sistemas de juego. El crecimiento técnico y táctico fue bastante progresivo, intentando respetar los procesos de aprendizaje y buscando que los entrenamientos se parecieran los más posible al nivel de juego que ejecutarían después las jugadoras, siempre yendo de lo más sencillo a lo más complejo, acorde a los principios de la enseñanza”.

¿Cuál fue a su entender la clave de este gran logro?

“Para mí la clave de este triunfo fue haber empezado con ellas desde pequeñas. Algunas comenzaron a los 12 y otras a los 13 años. Esto me permitió construir desde la base un rendimiento y modelo de prestación adecuado. Cuando uno toma una jugadora a esas edades todo es más sencillo, porque todo está en tierra fértil, como se dice, y eso me permitió ir trabajando paulatinamente la técnica y los sistemas de juegos que las jugadoras aprendieron muy bien”.

¿Cómo ve usted a las deportistas nacionales con respecto a sus pares sudamericanas?

“Con respecto al biotipo que tienen los equipos chilenos, en la gira que tuvimos pude apreciar que estamos levemente por debajo del equipo argentino, el que tiene un biotipo de jugadoras más altas en promedio que las chilenas, aunque tenemos algunas que están muy bien. Otro equipo con jugadoras altas es Brasil. Con Colombia estamos más parejos, aunque su equipo es un poco más atlético que el nuestro. En cuanto a Perú, pude ver que nuestro grupo tiene más techo de rendimiento que el equipo peruano, al menos el que se presentó en este último torneo, lo que me lleva a pensar que las jugadoras chilenas están muy bien en cuanto a futuro, biotipo y a posibilidades”.

En cuanto al área psicológica, ¿Cuentan con psicólogo? ¿Como trabajan esa parte?

“Sí, contamos con un psicólogo que trabaja en el CAR. Sin embargo, nosotros no recurrimos a psicólogos, ya que para esa área como cualquier otra que tenga que ver con el equipo, lo más importante es que quien está con el plantel esté siempre acompañándolo. Por otra parte, nosotros mismos trabajamos para estar al máximo, y para ello trato de no permitir distracciones de manera que siempre estemos pensando bien concentrados en el juego y así después el rendimiento sea lo más parejo posible”.

¿Cuál fue el golpe de timón que permitió generar este rendimiento en este equipo y en el voleibol chileno en general?

“Para mí fue la constancia y reclutar jugadoras a lo largo de todo el país. Fue un acierto absoluto tener a un grupo trabajando durante dos años con concentraciones periódicas, así como también haber ido a buscar jugadoras a las distintas regiones, abriendo más el voleibol al interior del país.  Una de las mejores jugadoras de este último torneo proviene de Arica, la mejor central es de Linares, también está Rosario Toledo de Concepción y Dominga Elwin de Temuco, quien no pudo viajar con nosotros en esta oportunidad. Son muchas las jugadoras que vienen de distintas partes del país, que son grandes talentos y así quedó demostrado”.

¿Cuál es la proyección del equipo?

“El futuro lo veo muy bien. Como decía, comparativamente con Perú, para mí las chilenas tienen más y mejor biotipo, lo que lleva a pensar que tienen buena proyección. Después se verá lo que trae Argentina y Brasil, pero ya estamos por encima de Colombia y de Perú, lo que nos garantiza actualmente ser competitivos, algo que antes no se había logrado. Desde que yo estoy acá y por lo que sé, históricamente Chile no había logrado este nivel, siempre obtenía uno que otro triunfo disperso. La idea es tratar de empezar a clasificar para algún mundial y tener más protagonismos en las competencias”.