Impresionaba por su habilidad única con la raqueta, logrando hacer cosas ilógicas, impensadas para un tenista normal; también era admirable su capacidad de lucha, ante otras grandes leyendas como Björn Borg, Jimmy Connors o Ivan Lendl y por su incontrolable temperamento dentro de la cancha, lo que le ocasionaba muchos problemas con los jueces de silla y árbitros. Es John McEnroe, que nació un día como hoy, 16 de febrero de 1959.

Es considerado uno de los más grandes talentos de la historia del deporte, por sus 7 títulos de Grand Slam, 3 ATP World Tour Finals, 77 títulos individuales y 71 en dobles (7 Grand Slam y 7 Masters). Fue Nº1 del ránking tanto en singles (170 semanas) como en dobles (269 semanas), siendo junto a Stan Smith y Stefan Edberg los únicos en lograrlo.

Junto con ello, obtuvo siete títulos individuales de Grand Slam: el Abierto de Estados Unidos de 1979, 1980, 1981 y 1984, y el Campeonato de Wimbledon de 1981, 1983 y 1984. En total, alcanzó 11 finales y 19 semifinales de Grand Slam en individuales.

En dobles masculino, triunfó en Wimbledon de 1979, 1981, 1983, 1984 y 1992, y de Estados Unidos de 1979, 1981, 1983 y 1989. En 1977 ganó en Roland Garros en dobles mixto.

McEnroe ganó el Masters Grand Prix de 1978, 1983, 1984 en individuales, y las ediciones 1978, 1979, 1980, 1981, 1982, 1983 y 1984 en dobles. El estadounidense se ubica cuarto en el historial de los masters con 19 títulos, entre los que resaltan cinco en el Wembley, cuatro en Philadelphia y cuatro en Estocolmo.

En realidad, un enorme y admirable palmarés.

Sus resultados en cancha lo llevaron a ocupar el puesto número 1 del ránking ATP durante 170 semanas en individuales y 269 semanas en dobles, lo que lo coloca quinto y tercero en el historial. Finalizó primero en cuatro temporadas en la clasificación individual y en cinco temporadas en dobles. Con 875 victorias en individuales, es el quinto tenista de la historia con más victorias en el circuito de la ATP.

McEnroe también fue miembro de la selección de Estados Unidos de la Copa Davis, donde lidera el historial de su país con 59 partidos ganados.

Una vez retirado, en 1999 llegó al Salón Internacional de la Fama del Tenis y nombrado también capitán del equipo norteamericano de Copa Davis. En 2002 escribió su autobiografía “You cannot be serious”. En este cuenta varias historias sobre las realidades del tour, el papel de las corporaciones en el tenis y sus abusos de drogas fuera de las canchas.

Comentarios

comentarios