«Es un sueño levantar la copa como capitán de Alemania en el país de mi padre», nos comentó el líder del equipo Germano. Carlos Soteras Merz, de 29 años, ha vivido casi toda su vida en el país europeo pero le tiene un gran cariño a Chile. Esta vez consiguió la copa.

Vivió algunos años en nuestro país con su abuela. Solía jugar en Universidad Católica donde hizo grandes amigos. En 2020 fue su segunda vez jugando el seven de Viña defendiendo la bandera de su madre, cerrando la primera fecha del Seven Challenger Series como campeón tras derrotar a Hong Kong por 10-0.

«Personalmente estoy muy contento y orgulloso porque también tengo nacionalidad chilena. Ganar aquí es un sueño. Todo el campeonato fuimos partido a partido. Llegando hasta la final y lo ganamos. Estoy muy feliz», declaraba Carlos.

En esta versión de campeonato aportó con 20 puntos (4 tires) para su equipo. Es uno de los jugadores que mayor apoyo recibió del público chileno. «La primera fecha me pareció  muy buena. Estoy muy feliz que se haya hecho en Chile, hay muchas personas que conozco y recibo su apoyo. Como jugador creo que la organización estuvo súper buena. Esperamos que los próximos años venga más gente a ver sevens».

En cuanto al equipo chileno, que no se lograron cruzar en una hipotética final, Carlos tiene muy claro el potencial que tiene. «El equipo de los Cóndores es muy peligroso. Sé que hicieron varios cambios, pero se ve que los jóvenes que vienen tienen muchas capacidades. Jugaron muy bien en este seven. Creo que si siguen cogiendo experiencia, en el futuro van a ser más peligrosos aún.»