Uno de los miembros mas reconocidos del Comité Olímpico Internacional (COI), el canadiense Dick Pound, concedió una entrevista a Asociated Press para aportar claridad sobre la realización de Tokio 2020. Los Juegos deberían comenzar el próximo 24 de Julio, pero dada la situación sanitaria actual se han planteado enormes dudas respecto a su celebración. Según Pound, “se han marcado tres meses” para decidir qué hacer.

La gran cita convoca a mas de dos millones de personas cada cuatro años, entre deportistas, cuerpos técnicos y directivos, personal del evento y turistas. Y tal como afirma Pound: “Es una gran, gran decisión y no podemos tomarla hasta que tengamos datos fiables en los que basarnos”. Y es que, en caso de que el comité se planteara cambiar de sede a finales de mayo, no habría tiempo para su realización en ningún otro país, aún cuando cuente con la infraestructura necesaria. Simplemente no habría tiempo para montar la operación que rodea a los Juegos.

Además, Japón sería el gran perdedor de dicha decisión debido a la alta inversión que el país lleva invertida, que alcanza los 11.500 millones de euros. Lo más lógico sería entonces atrasarlos un año completo, respetando la fecha original. Desplazarlos unos meses hacia adelante se ve dificultado además por el plan de curvas de rendimiento de los deportistas, ya en plena tierra derecha hacia el evento.

Los Juegos Olímpicos han sido suspendidos en tres ocasiones: fue durante la Segunda Guerra Mundial, en 1940, cuando iban a celebrarse en Helsinki, y luego en 1944, cuando Londres era la sede. Anteriormente tampoco se realizaron en 1916, año en que estalló la Primera Guerra y cuya sede era Berlín.