COLETAZOS DE UN ACUERDO.

La decisión de la ANFP de dar por terminado los campeonatos dejó a varios clubes damnificados y favoreció a otros. Sin duda que el más dañado fue el elenco porteño. Al acordar que no ascendía ningún equipo impidió que el líder de la primera B Santiago Wanderers se le reconociera este derecho. Además, tampoco se le concedió el título de campeón de la serie lo que si se le confirió legítimamente a Universidad Católica.

El DT Miguel Ramírez manifestó su malestar señalando que no comprendía la razón de esta injusticia y más aún cuando fueran los propios clubes de su misma serie que concurrieron con su voto a consumar está injusticia:» Se sienta un precedente que en el futuro puede ser peligroso. Lo que se gana en cancha debe respetarse. Me apena este verdadero golpe más aún por el momento difícil que vive Valparaíso una ciudad golpeada por la adversidad.

«Deseaba entregarles una alegría y dar la vuelta olímpica. Yo podré  mirarme al espejo mañana y mis jugadores también. Yo no sé  si todos los que tomaron este acuerdo podrán hacerlo», señaló Ramírez.

El presidente caturro Rafael González no descarta la posibilidad de recurrir a instancias jurisdiccionales deportivas en busca de enmendar esta injusticia.

Los cupos a torneos internacionales se reservó a los 4 primeros de la tabla de posiciones y los 4 siguientes irán a Copa Sudamericano.

Quedó pendiente la situación de la Copa Chile que debe disputar Unión Española y la U y tendrá que consultarse a la Federación que es el ente que la organiza.

El tema no es menor ya que el campeón de la Copa da un cupo a Libertadores por lo que de jugarse altera los participantes a torneos internacionales.

Los grandes vencedores en todo caso, fueron la barras bravas quienes con sus amenazas lograron paralizar al fútbol