La tragedia que hoy embarga al fútbol mundial y fundamentalmente al brasilero, nos recuerda que no es la primera vez que este tipo de acontecimientos golpean al fútbol. Incluso en nuestro país, el fútbol chileno se consternó con el accidente aéreo que sufrió Green Cross en 1961. La mayor parte del plantel que venía de vuelta desde Osorno de jugar Copa Chile, pereció en un accidente que hasta el dia de hoy, deja huella.

Green Cross (club de primera división en ese momento) jugó en Osorno contra la selección local y cayó por 1-0 por la Copa Chile de 1961. Su regreso a Santiago estaba programado para el 3 de abril en dos aviones.

Debido a la alta demanda de pasajes producto de Semana Santa y la cantidad de escalas realizadas por uno de los aviones, muchos jugadores escogieron viajar en el segundo avión, el Douglas DC-3. Curiosamente ésta, la máquina estrellada, era considerada la más segura por operar con cuatro motores, a diferencia de la otra que sólo contaba con dos. Preferir tomar el segundo avión, terminaría siendo un terrible error.

Todo se desencadenó luego que el avión Douglas DC-3 de la línea aérea LAN se estrelló contra el cerro ‘Las Ánimas’, ubicado en las cercanías de la comuna de Linares.

Accidente Douglas DC-3 LAN Chile LAN 210 (3)

Lo cierto es que en el accidente perdieron la vida cuatro tripulantes y veinte pasajeros. Entre estos últimos estaba el trío arbitral que dirigió el duelo en Osorno, integrantes del plantel de jugadores, cuerpo técnico y médico del club capitalino, además de dirigentes de la Asociación Central de Fútbol (ACF) y la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA).

Tras diez días de intensa búsqueda, los restos de la aeronave fueron encontrados en el cerro Las Ánimas, a más de 3 mil metros de altura, cerca del Nevado de Longaví en lo que hasta ese año fue considerada como la operación naval y aérea más grande de la historia de Chile.

Los funerales se realizaron en Santiago el 17 de abril, ante amplia concurrencia de personas que buscaron darle el último adiós a las víctimas y también una muestra de apoyo a la institución, en medio de una tragedia que marcó un punto de inflexión en la historia de nuestro fútbol.

Resultado de imagen para green cross 1961 revista estadio

En el accidente, perecieron 24 personas, de ellas 4 eran parte de la tripulación y 20 pasajeros, entre ellos:

  • Manuel Contreras Ossandón, futbolista
  • Dante Coppa Mendoza, futbolista
  • Berti González Caballero, futbolista
  • David Hermosilla Alcaide, futbolista
  • Eliseo Mouriño, futbolista argentino
  • José Silva León, futbolista
  • Héctor Toledo Pozo, futbolista
  • Alfonso Vega Mundaca, futbolista.
  • Arnaldo Vásquez Bidoglio, entrenador de Green Cross
  • Mario González, kinesiólogo del equipo
  • Roberto Gagliano Guzmán, árbitro
  • Gastón Hormazábal Díaz, árbitro
  • Lucio Cornejo Díaz, árbitro
  • Luis Medina, representante de la ANFA
  • Pedro Valenzuela Bello, control de la Asociación Central de Fútbol (ACF)
  • Un alivio que tardó 54 años en llegar

Además, se establece que de los 24 pasajeros, no se recuperaron restos de seis personas, por el estado en que quedó la aeronave tras el accidente, por lo que no fueron identificados.

Custodio Sepúlveda, quien fuera ex-jugador del Green Cross entre 1957 y 1964, viajaba en el primer avión y afirmó que “las patrullas de rescate encontraron el fuselaje, pero ningún cuerpo, solo algunas partes que nadie sabía de quiénes eran. En el funeral tuvimos que cargar cajones llenos de piedras”.

En febrero de 2015, una expedición encontró el resto del fusalaje del Douglas DC-3, lo que sorprendió a muchos pero que resolvió algunas dudas. “Yo pensé que el avión iba a estar completamente desintegrado, pero encontramos gran parte del fuselaje. Fue conmovedor y emotivo”, reconoció uno de sus descubridores, lo que terminó por cerrar heridas de mas de 50 años.

Resultado de imagen para green cross 1961