En un fin de semana acontecido por la expresión femenina y buscando conmemorar su día, se desarrolló el campeonato sudamericano más importante de Kitesurf del género, los días 09 y 10 de marzo. El embalse Puclaro, ubicado en la región de Coquimbo, fue el epicentro donde 80 riders disfrutaron de una amigable competencia donde lo más importante fue el apoyo mutuo y el goce de este deporte de acción. Al lugar llegaron cerca de 300 espectadores, los que vibraron junto a las deportistas que se lucieron mostrando sus hazañas y trucos.

La tercera versión del “KiteGirl Day” fue impulsada por la atleta Royal Guard, Paula Villarrorel, junto a su marido Juan Ignacio de Lage, buscando potenciar este deporte entre las mujeres, con el fin de aumentar la competencia femenina de este deporte de navegación que llegó a Chile hace 15 años y que cada día genera más adeptos.

De esta manera, de las 20 mujeres que estuvieron en la primera edición el 2017, se duplicó la cifra de competidoras el 2018, teniendo una excelente convocatoria de más de 80 mujeres este 2019, quienes llegaron con sus equipos de competencias para validar y mejorar el nivel deportivo del kitesurf en torno a tres competencias: Racing, Freestyle y Queen of the Air.

Los resultados de las categorías fueron los siguientes:

RannveigGrimsdottir (CHI), Natalia Ferreyra (ARG) y María José Toro (CHI) se quedaron con el podio en Racing, competencia de regatta de 10 kilómetros con obstáculos, siendo evaluada la rapidez y destreza del uso de la vela. Luciana Maggie (ARG), Margarita Hartwig (CHI) y Patricia Lucero (ARG) fueron las reinas de los trucos en el Freestyle, destacando el Blind, Darkslide, Onefoot, Sbends y muchos Loops y piruetas aéreas evaluadas por los jurados Ariel Blaschke, pionero del kitesurf en Chile, Tomas Binder, instructor y competidor de este deporte y Claudio Berrios, campeón nacional de la categoría oldschool.

Pero la categoría más esperada del “KiteGirl Dayby Royal Guard” fue “Queen of the Air” y Chile se quedó con el completo podio. Acá se evaluó la altura que puedan alcanzar las kitesurfers sobre las olas, haciendo alusión al reconocido certamen sudafricano King Of The Air en donde compiten sólo profesionales siendo los 20 metros la altura promedio de elevación. En esta ocasión cada competidora entró al agua con un aparato que mide la distancia de elevación de la tabla y se premió al salto más alto; quedando en primer lugar y con 9,9 metros sobre el nivel la chilena Andrea Mery, seguida de Luciana Vega con 8,8 y en tercer lugar Margarita Hartwig.

Para Paula Villarroel, procursora del “KiteGirl Day by Royal Guard” el nivel de competencia estuvo superior a años anteriores. “La participación de las profesionales argentinas entregó un nivel de competencia muy fuerte y vimos como eso logró el compartir el podio en dos de tres de las competencias. Como resultado, se vio un espectáculo en el agua, con muchos trucos deslumbrantes” agregó.

Fuente: Catalina Muñoz

Comentarios

comentarios