El ex presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) Lamine Diack será imputado en Francia por cargos de corrupción y lavado de dinero, reveló una fuente judicial.

El senegalés, de 86 años, enfrenta acusaciones tras una investigación de cuatro años por casos de encubrimientos de dopajes, extorsiones y sobornos en el atletismo mundial, señala la fiscalía francesa.

Diack y su hijo Papa Massata, ex consejero de mercadotecnia de la IAAF, fueron investigados por corrupción activa y pasiva y blanqueo de muestras.

La investigación comenzó el 2015 después que la Comisión de Ética de la IAAF y la Agencia Mundial Antidopaje encontraron evidencia del pago de un maratonista ruso para encubrir un control de dopaje positivo antes de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La justicia francesa apunta además a la actitud complaciente de la IAAF hacia la Federación Rusa y que Diack y su hijo, supervisor de una empresa de consultoría deportiva llamada Black Tidings, solicitaron pagos a atletas, directa o indirectamente, por un total de 3,45 millones de euros a cambio de encubrir el uso de sustancias prohibidas.

Diack, quien encabezó la IAAF entre 1999 y 2015, llegó a ser uno de los hombres más influyentes del atletismo y el deporte mundial y hasta el momento afirma su inocencia.