Tras la consagración de Brasil en el certamen sudamericano, se dio paso a la premiación de los equipos, y también al MVP, para culminar con total éxito el torneo desarrollado en suelo colombiano.

Como goleador del certamen fue galardonado Felipe Haase, centro y capitán chileno, quien terminó con 105 puntos en el torneo y como máximo anotador del Sudamericano. Chile recibió además dos premios consecutivos: Fair Play y tercer lugar del torneo.

Ignacio Arroyo Varela recibiendo la placa Fair Play.
Santiago Soulodre recibiendo el trofeo de parte del Presidente de la Federación Colombiana, Jorge Armando García.