“Y dale alegrías, alegrías a mi corazón, es lo único que te pido al menos hoy”, tal vez esa frase de la canción de Fito Páez, sea una de las que más identifican al pueblo argentino con el máximo ídolo de toda su historia, Diego Armando Maradona.

Considerado por muchos como el mejor futbolista de todos los tiempos junto a Pele y por lejos el mejor jugador en la historia de los mundiales y también como el autor del mejor gol de estas citas, en el Mundial de México 1986, Maradona marcó la vida de varias generaciones del país vecino.

De origen muy humilde, juganhttps://youtu.be/6tBfBV4Fmy8do en los “potreros”, cercanos a su barrio, impactando a quien lo veía “gambetear” y conducir el balón, se inició muy niño en las inferiores de Argentinos Juniors.

Aún siendo juvenil mostraba todos sus atributos en los entretiempos de los partidos de primera y fue campeón del mundo juvenil con Argentina en Japón.

Ya como profesional se transformó, rápidamente en figura del campeonato logrando ser el único jugador en salir goleador en cinco campeonatos de su país.

Después llegó Boca Juniors, el Mundial de España 82′ su fichaje en Barcelona que deportivamente no tuvo el éxito esperado y que peor aún, lo acercó a las salidas nocturnas y a su gran enemigo; las drogas y más precisamente a la cocaína.

A pesar de eso, aún le faltaba mucho por escribir; su brillante paso por el Napoli, ciudad que lo idolatra al mismo nivel que su país y sus brillantes actuaciones en los mundiales de México 86′ y de Italia 90′. Ningún jugador logró el nivel alcanzado por el “pelusa”, en esos dos mundiales.

En el primero anotando goles nunca vistos y en el segundo apoyando a Canniggia, su socio en delantera. Tal vez, esa fue su última gran actuación porque el Mundial de Estados Unidos 94′, fue una pesadilla tras el positivo en el control doping y la posterior sanción.

Una vez, retirado entrenó a su selección para el Mundial de Alemania 2006, fracasando rotundamente. Protagonista de innumerables polémicas nunca logró vencer su adicción y actualmente dirige en México.

Todo esto ya no tiene mucha importancia ni tampoco lo que venga en su futuro. Lo importante es como lo dijo Rodrigo, en una de las las tantas canciones escritas como homenaje;  ” En un potrero forjó su zurda inmortal”.   Y vaya que la inmortalizó!!

Comentarios

comentarios