Buen resultado consiguió la delegación nacional que participó en la tradicional Copa Los Andes de Golf, en Paraguay.

Después de 4 días de competencia en las canchas del Yacht & Golf Club, el equipo de damas formado por Paz Echeverría, Antonia Matte, Sofía Morgan, Natalia Villavicencio y Michelle Melandri, perdieron sus duelos ante Paraguay y Colombia, empataron con Uruguay y vencieron a Ecuador, Perú, Venezuela, Uruguay, Boliviay  Brasil.

El equipo masculino que fue integrado por Tomás Gana, Gabriel Morgan Birke, Agustín Errázuriz, Juan Ignacio Basagoitía y Carlos Bustos consiguió el tercer lugar gracias a los triunfos sobre Brasil, Paraguay, Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia y Uruguay, el empate frente al equipo argentino y solo una derrota frente a Colombia, que finalmente se tituló campeón en las dos categorías.

HISTORIA DE LA COPA

La primera versión de la Copa Los Andes se disputó en el año 1944, entre los equipos de Chile y Argentina, en el club Los Leones, que en esos tiempos era un suburbio de Santiago, donde el verde del campo estaba salpicado por unas pocas residencias de pobladores aventurados o restos de antiguas quintas.

En 1948, la competencia contó con tres equipos, porque se sumó Uruguay. Este país participó en Santiago en carácter de “invitado”, aunque en el acuerdo también se estableció que a partir de entonces el país que se incorporara al certamen organizaría la edición del año siguiente.

La década de 1950 marcó la definitiva consolidación de la Copa Los Andes, pues en ese periodo la cantidad de participantes se elevó de tres a nueve. En 1954 se añadió la competencia femenina y se creó la Federación Sudamericana de Golf.

En la década del 70 se completó la integración del golf sudamericano alrededor de la Copa Los Andes, con el ingreso de Paraguay, el año 1974.

SISTEMA DE JUEGO

Una de las particularidades de la Copa Los Andes es su sistema de juego: la modalidad match play y la competencia a través de 36 hoyos diarios se combinan para imprimirle un carácter único.

Cada equipo enfrenta diariamente a dos rivales, con dos partidos foursomes por la mañana y cuatro individuales por la tarde. Al cabo de cuatro jornadas, cada representación nacional habrá jugado así con los ocho rivales. Este calendario es ideal para el enfrentamiento de nueve equipos a lo largo de cuatro días. En tal sentido, fue una de las razones que llevaron a la Federación Sudamericana de Golf a establecer el sistema de descenso, por el cual el último clasificado de los torneos de caballeros y damas queda fuera de la siguiente edición del Sudamericano. Se esgrimió además el argumento que la competencia se volvería atractiva incluso lejos de la lucha por el título, en la búsqueda de zafar del descenso.