El triunfo de la perseverancia y la paciencia. Gilles Muller esperaba su momento para celebrar su primer título ATP World Tour, después de cinco finales perdidas. En esta edición del Apia International Sydney, un torneo en el que se había quedado en semifinales en las dos últimas temporadas, fijó su objetivo para estrenar su palmarés. En la última ronda ante Daniel Evans acabó rompiendo su sequía, al imponerse por 7-6(5), 6-2 tras una hora y 28 minutos.

Acemaker Muller. El No. 34 del Emirates Ranking ATP completó el torneo con un total de 81 saques directos, o lo que es lo mismo, una media de 16 por partido. Concretamente en la final firmó 12 aces ante Evans.

Insistencia al resto. No todo es un buen servicio en la raqueta de Muller. Durante la primera manga encontró dos oportunidades de break, todas en forma de puntos de set, que se le escaparon primero con 5-4 y luego con 6-5. Finalmente, en el tie-break no perdonó con su saque (7-5). Pero en el segundo parcial no desaprovechó su primera opción de quiebre en el tercer juego para abrir una brecha insalvable al resto.

Agresividad como estandarte. Fiel a su estilo, Muller planteó un esquema ofensivo en su juego, protagonizando 22 subidas a la red donde consiguió finalizar 18 de ellas. Además terminó con 33 golpes ganadores y un total de 2 de 7 en puntos de break.

muller laverCampeón inédito. Más allá del resultado entre el cabeza de serie No. 6 luxemburgués y el británico, de la Ken Rosewall Arena saldría un jugador con el primer título ATP World Tour en su vitrina. No se producía esta situación en Sídney desde que Bernard Tomic logró estrenar su lista de trofeos precisamente en la pista dura australiana en la edición de 2013.

A la sexta, la vencida. Desde que cedió en su primera final ATP World Tour en Washington 2004 (p. con Lleyton Hewitt), Muller perseguía un trofeo. También lo intentó en Los Ángeles 2005 (p. con Andre Agassi), en Atlanta 2012 (p. con Andy Roddick) y en Newport (p. con Ivo Karlovic) y ‘s-Hertogenbosch (p. con Mahut) el pasado curso. Finalmente, Sídney fue el escenario elegido para su estreno.

Fin a la maldición. A sus 33 años, era hasta este sábado el jugador clasificado en el Top 50 del Emirates Ranking ATP con una posición más alta (N. 34) sin un título ATP World Tour en su vitrina. En Sídney pudo sacarse la espina con su primera corona, tras acumular un récord en finales de 0-5.

muller trofeoCon mano izquierda. Cinco años después, el encargado de recoger el trofeo en Sídney empuña su raqueta con la mano izquierda. Y es que Muller reemplaza a Jarko Nieminen, que conquistó la edición de 2012, en la lista de campeones zurdos de este torneo.

Evans, a las puertas de la historia. Sólo una vez en la historia un mismo torneo había tenido dos campeones británicos en su versión masculina y femenina. Fue en Merion (Pennsylvania) en agosto de 1972 y llegó de la mano de Roger Taylor y Virginia Wade. Después de que Johanna Konta lograr el título, Evans se quedó a sólo un partido de volver a hacer historia para su país.

Final

[6]Gilles Muller (LUX) a Daniel Evans (GBR), 7/6(5) 6/2

El broche de oro a una semana fantástica. Wesley Koolhof y Matwe Middelkoop han arrancado la temporada levantando el trofeo en el Apia International Sydney, después de completer una actuación impecable ante los primeros cabezas de serie Jamie Murray y Bruno Soares. La pareja holandesa, que conquistó el tercer título ATP World Tour de su carrera, se impuso por 6-3, 7-5 en una hora y 14 minutos.

Fortaleza al servicio. Un 85% de puntos ganados con el primer servicio y la capacidad para salvar las tres oportunidades de break que concedieron fueron claves para explicar la victoria holandesa. No obstante, Koolhof consiguió sacar adelante con su saque los dos puntos de set de los que disfrutaron Murray y Soares en la segunda manga.

Reacción de los campeones. “Sólo quiero decir algo… Jamie y Bruno, vosotros sois una inspiración para nosotros como pareja”, confesó Middelkoop durante la ceremonia de entrega de trofeos a los finalistas. “Es un torneo maravilloso, esperamos regresar la próxima temporada”, dirigió Koolhof al público presente en la pista central de Sídney.

dobles sydTercer título en tres finales. Si bien Koolhof y Middelkoop lograron estrenar su palmarés la pasada temporada, han sido capaces de mantener plena fiabilidad en las tres finales que han disputado. Y es que los holandeses han logrado ganarlas todas desde que consiguieron su primer título en Sofía 2016, continuaron su racha en Kitzbühel 2016, mientras que en Sídney 2017 han puesto la guinda.

Adiós a 12 victorias consecutivas. El mérito de Koolhof y Middelkoop es aún mayor si cabe, teniendo en cuenta las circunstancias que rodearon a su victoria. Derrotaron a los principales favoritos, que acumulaban 12 victorias seguidas en territorio australiano (título en Sídney 2016, Abierto de Australia 2016 y final en Sídney), y que además no habían entregado un solo set en su camino hasta la última ronda en esta edición.

Más de 20 temporadas después. Desde 1996 un jugador de origen holandés no lograba conquistar un título de dobles en el Apia International Sydney. En aquella ocasión fue Jan Siemerink, el que junto al sudafricano Ellis Ferreira, consiguió imponerse a Patrick McEnroe y Sandon Stolle. Han pasado 21 años hasta que Koolhof y Middelkoop han tomado el relevo.

dobles sydney holanda

 

 

 

 

 

 

Duplas – Final

Wesley Koolhof/Matwe Middelkoop (HOL) a [1]Jamie Murray (GBR)/Bruno Soares (BRA), 6/3 7/5