Lewis Hamilton, que ya tenía matemáticamente asegurado su sexto Mundial de Fórmula Uno, cerró la temporada con una nueva victoria, la undécima del año, que logró en el Gran Premio de Abu Dabi, disputado en el circuito de Yas Marina.

Hamilton se impuso por delante del holandés Max Verstappen y del monegasco Charles Leclerc, en una prueba en la que, tras concluir décimo, el español Carlos Sainz acabó el Mundial en sexta posición; completando su mejor temporada desde que corre en la Fórmula Uno.

Con la segunda plaza de este domingo, Verstappen acabó tercero el Mundial, por detrás del finlandés Valtteri Bottas, que tenía asegurado matemáticamente el segundo y que firmó la remontada del día, acabando cuarto una carrera que afrontó desde el último puesto de parrilla.

Lewis tiene otro año de contrato con Mercedes, 2020, y la media de los últimos años dice que superará las 91 victorias de Michael Schumacher y que le igualará con siete títulos vistiendo el color plateado.

Max Verstappen parece hoy en condiciones de discutirle el Mundial, si Red Bull y Honda siguen la línea de este fin de temporada, pero Mercedes suele trabajar mejor en invierno que la competencia. Ferrari sigue siendo una moneda al aire, impredecible cada temporada, como ha sucedido en las 12 últimas en las que no ha logrado el campeonato.