Lo más destacado, que dejó la jornada dominical de fútbol, en el viejo Continente, (además del derby de España, que revisamos en profundidad en nota aparte) tiene que ver, con dos aspectos, que no pasaron inadvertidos en Europa, que se produjeron en la Liga Premier, y en la Serie A, del Calcio.

Lo primero, tuvo como locación, el Emirates Stadium, de la ciudad de Londres, que tuvo como protagonista, al entrenador francés, Arsene Wenger, que fue objeto de un sentido homenaje, con que Arsenal, agradecía los 22 años de servicios, entregados por el galo, al cuadro Gunners, en una jornada emotiva, donde los asistentes al estadio, retribuían con pancartas desplegadas en distintos sectores del Emirates.

Con el “pasillo”, formado por los jugadores locales, y del Burnley, apareció el hombre de la jornada, levantado las manos, también en señal de agradecimiento, por los gratos momentos vividos, en más de dos décadas de intensa actividad futbolística, y de recuerdos, que de seguro, resultan imborrables, tanto como para Wenger, como para los aficionados Gunners.

El símbolo, que le entregó los dueños del club, al ex técnico de Alexis, no puede ser más representativo de lo que querían significar al otorgárselo. Simplemente, la réplica del trofeo de la Premier, 2003-04, que obtuvieron de manera invicta. El otro homenaje que recibió Wenger, en la emotiva jornada vivida en el Emirates, se lo brindaron sus dirigidos, al golear al Burnley, por 5 a 0, en una contundente actuación, del ex cuadro de Alexis Sánchez.

El otro hecho destacado de la jornada dominical, se produjo en el estadio San Paolo, donde Napoli, le entregó en bandeja, la séptima consagración consecutiva en la Serie A, al cuadro que dirige Massimiliano Allegri, luego del pobre empate conseguido ante Torino, y ante la decepción, no sólo de todo un estadio, sino también, de toda una ciudad.

Napoli dejó escapar el partido con Torino, y la Serie A

Cuando restan apenas, 6 puntos por disputar, la distancia que separa a Juventus de Napoli, precisamente, es de 6 unidades, por lo que aun cuando, la “Vecchia Signora”, llegase a tropezar, en su visita a la capital italiana, cuando se mida a uno de los semifinalistas de UEFA Champions Leagure, no debería ponerse demasiada nerviosa, ya que en la fecha final, recibe al descendido Hellas Verona, y con una unidad, que consiga tanto en su visita a Roma, como en la última fecha, gritará campeón por séptima ocasión consecutiva.

 

Comentarios

comentarios