En Talcahuano se abrió la jornada dominguera del fútbol chileno con el duelo de Huachipato y San Luis, y luego de la demostración ofensiva de la primera jornada, cuando los acereros le endosaron cuatro tantos al Audax Italiano en la Florida, los dirigidos por Nicolás Larcamón terminaron cediendo una igualdad a pesar de jugar su primer partido del año en el CAP de Talcahuano.

Los locales a través de su timonel argentino dieron muestra del estilo futbolístico que desean plasmar, aunque su mejor versión está en proceso. En cambio, el perfil de los Canarios se basó en tener más pierna fuerte y buscar la fricción necesaria para cortar las jugadas en el medio sector donde poblaban su esquema con elementos defensivos.

En las postrimerías de la confrontación Huachipato, trató de buscar su juego asociado, ante un elenco que replegaba sus líneas en defensa, en ese contexto llegaría la primera aproximación local, en los botines de Jimmy Martínez quien se fue por encima del pórtico de Ignacio González.

Pero a los 12 minutos, la visita fue la encargada de inaugurar el marcador. Un envió largo por San Luís fue recepcionado por Carlos Escobar, quien de espalda al arco se la cedió a Carlos Apovea, y con un colocado remate silenció al estadio siderúrgico, al vencer al cancerbero boliviano Carlos Lampe.

HuachipatoSin embargo el encontrarse debajo de las acciones, no afectó en lo anímico a una escuadra local que a los 38 minutos, luego de tanta insistencia, consiguió el empate gracias a un centro de Leonardo Pávez, que terminó incrustándose en el palo superior del meta González para irse de esta forma a los vestuarios.

Para el complemento los acereros ganaron más peso ofensivo, al ingresar el atacante panameño Gabriel Torres, que sin mucho tiempo en el terreno de juego creó una jugada de peligro gracias a su exquisita técnica que logró burlar a la defensa contraria, y con un toque filtrado habilitó a Cesar Valenzuela que con un tiro frontal desperdició la ventaja.

En los últimos compases San Luís sintió la fatiga de Larcamon para apropiarse de la pelota e inquietar el arco del internacional altiplánico Carlos Lampe, primero al 75, cuando Gonzalo Sepúlveda exigió al dueño del pórtico de la Selección de Bolivia, tras ganar en varias pelotas aéreas.

Al 83, en una de las jugadas de mayor peligro durante los 90 minutos el mismo Lampe salió mal y casi perjudica a su oncena cuando Caballero estrelló la pelota en el palo. Alivio local.

De esta forma se mantiene el invicto para ambos equipos. En el partido resultó el meta Ignacio González como el Jugador Más Valioso

Por: Alberto Salas

Comentarios

comentarios