Había muchas dudas respecto de lo que iba a ocurrir la noche de este viernes en el Gran Arena Monticello. No había certezas respecto de la recuperación física del campeón latinoamericano peso super mediano de la AMB, Julio Álamos, tampoco acerca de los meses de para que tuvo que tener el ex seleccionado nacional para operarse y recuperarse de sus lesiones.

Pero todas esas dudas quedaron despejadas en poco más de cuatro minutos, porque Julio Álamos se encargó, con una sola zurda, de borrar de plano cualquier preocupación o interrogante respecto de su presente e hizo olvidar de inmediato los malos ratos que tuvo que pasar durante estos ocho meses.

Todo lo contrario, vimos a un Julio Álamos que si bien en los primeros minutos del primer asalto se vio algo incómodo sobre el ensogado, apenas tuvo la oportunidad de probar su zurda conectó y desarmó cualquier propuesta que pudiese presentar su rival, Juan Gabriel Rizo Patron.

Un argentino que venía precedido de un record aceptable con ocho victorias y tan solo una derrota y que en el primer asalto logró conectar en un par de ocasiones a Álamos, silenciando el Arena Monticello y sembrando más de una interrogante respecto de lo que podría venir más adelante.

Habíamos hablado anteriormente respecto del trabajo que realizó Julio Álamos con su mano izquierda durante el tiempo que duró su recuperación. La lesión en el hombro derecho prácticamente lo obligó durante meses a trabajar esa mano, que fue la que terminó por darle la victoria con el knockdown del primer asalto y luego con la definición en el segundo.

Una buena victoria del chileno que tranquiliza respecto de su actual nivel y que ilusiona de cara a los nuevos desafíos, esos retos «importantes» que anunció sobre el cuadrilátero del Gran Arena Monticello y que estamos tan deseosos de conocer.

Foto: Facebook de Julio Álamos.